España, a la cola en Europa en igualdad en el empleo

observatorioene 15, 2020

By WomenNow

“La situación de las mujeres en 25 realidades. Una comparación entre España y Europa”, estudio realizado por la Cátedra Unesco Red Unitwin en Políticas de Género e Igualdad de la UAM

Nuestro país avanza en la equiparación real de derechos entre mujeres y hombres pero también se constata la persistencia “de formas de discriminación directa o indirecta”. Así se constata en el estudio “La situación de las mujeres en 25 realidades. Una comparación entre España y Europa”, realizado por el Observatorio WomenNOWy dirigido por Virginia Maquieira, responsable de la Cátedra UNESCO Red Unitwin en Políticas de Género e Igualdad entre Mujeres y Hombres de la Universidad Autónoma de Madrid.

«Es importante que las niñas tengan referentes femeninos en los sectores que tradicionalmente se han considerado como masculinos»

Así, en relación con el empleo y la brecha de género, España se sitúa en los peores puestos del ránking de la UE-15. La tasa de empleo femenina es muy inferior a la masculina, las mujeres tienen una ganancia mensual media un 17% menor que las de los hombres y ocupan los empleos con contratos a tiempo parcial y temporales (casi el 25% de las mujeres trabajan a tiempo parcial, frente al 8% de los hombres). Además, a partir de los 30 años, las tasas de actividad y ocupación descienden en el caso de las mujeres mientras que entre los hombres, estas tasas continúan creciendo hasta los 39 años, manteniéndose en valores altos hasta los 60 años.

En educación superior, nuestro país presenta una posición algo mejor, pero continúa presentando una brecha elevada, que se sitúa en torno a la media de la UE-28. Pero si el número de graduados, mujeres y hombres, en estudios superiores ha aumentado, especialmente en el caso de las primeras, la segregación de género sigue siendo el principal desafío. En España, el 48% de las mujeres que cursan estudios superiores se concentran en los campos de la Educación, la Salud y el Bienestar, las Humanidades y las Artes. “Estos datos ponen de relieve la importancia de que las niñas tengan referentes femeninos en los sectores que tradicionalmente se han considerado como masculinos. En un mundo en el que el dominio de las tecnologías define las oportunidades de empleo, los emprendimientos productivos y las oportunidades en distintas áreas de la realidad social, es inaplazable que las mujeres no se queden al margen del acceso a las formaciones científicas y tecnológicas”, afirma Virginia Maquieira.

En investigación, ciencia y tecnología las diferencias de género son muy amplias en todos los países de la UE estudiados y especialmente en España. El porcentaje de mujeres doctoras en éstas ramas es muy bajo. Además, en el empleo en tecnología las diferencias de género se acentúan y los hombres duplican a las mujeres en estos sectores. En relación con las habilidades digitales generales básicas o superiores a las básicas son bastante bajas en España y las de los hombres superan a las de las mujeres.

En relación con las mujeres en puestos directivos o de representación en España, al igual que ocurre en la UE, esta dimensión sigue siendo la que peor puntuación obtiene de todos los temas estudiados por el GEI. Con respecto a la representación económica, en España y en la UE, los hombres siguen dominando los espacios de decisión de los bancos centrales y los ministerios de finanza. Por ejemplo, en España, la presencia de mujeres en los consejos de administración de las empresas del IBEX-35, continúa siendo inferior al 30%. En relación con la representación política, aunque se han hecho progresos, la brecha de género en España y en la UE continúa siendo muy amplia. En España, la proporción de mujeres ministras desde el 2005 al 2015 ha disminuido (del 48% al 29%). En el deporte, las mujeres solo representan el 13% de los miembros de los más altos órganos decisorios de las organizaciones del deporte olímpico nacional. Resulta fundamental incidir en la idea que de que para que se alcancen avances en los temas tratados en los otros bloques de este informe, y en la equiparación efectiva de derechos, resulta crucial que se incorporen más mujeres a los órganos de decisión de los ámbitos políticos, económicos y sociales.

En relación a los usos del tiempo, se observa como la distribución desigual del tiempo entre hombres y mujeres supone un importante obstáculo para alcanzar la igualdad. En España, el 84,5% de las mujeres realizan tareas domésticas todos los días frente al 41,9% de los hombres. Asimismo, el 92,34% de las personas que se cogen excedencias para el cuidado de hijos/as y el 83,66% de las personas que se cogen excedencias para el cuidado de familiares son mujeres. “Los países del sur Europa son los que peores posiciones presentan a este respecto”, señaló la directora de la Cátedra UNESCO Red Unitwin, que añadió que “la responsabilidad de los cuidados y el trabajo doméstico excluye a las mujeres de una participación equitativa en el mercado laboral, en sus ingresos y capacidad de ahorro, en los beneficios vinculados al empleo y a sus condiciones económicas futuras, como las pensiones, y también influye en la salud física y psicológica”.

El estudio refleja que el 33% de las mujeres de la UE-28 han sufrido alguna vez violencia física y/o sexual. El porcentaje de mujeres que en la UE ha sufrido acoso sexual por parte de cualquier perpetrador es muy alto (la media europea es del 55%). En España, el 22% de las mujeres han sufrido violencia física y/o sexual al menos una vez desde la edad de 15 años y el porcentaje que ha sufrido acoso sexual en España es también muy alto, de un 50%. Con respecto a la violencia psicológica ejercida por parte de una pareja actual o anterior el porcentaje es del 43% para la media europea y del 33% para España. “Los datos de violencia de género aquí expresados son la manifestación más cruel de la desigualdad de género abordada en todo el informe que presentamos. Si las mujeres tuvieran acceso en igualdad de condiciones a los mismos recursos económicos, educativos, sociales y de influencia y liderazgo en ámbitos de poder que tienen los hombres, dispondrían de más posibilidades para superar las distintas formas de violencia, opresión y marginación” explica Maquieira.

LA SITUACIÓN DE LAS MUJERES EN 25 REALIDADES