Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

El acrónimo YOLO responde a la expresión “you only live once” (solo se vive una vez). Foto: Getty.

Bienvenidas a la 'YOLO economy'. O cómo dejar de trabajar para vivir

La fatiga emocional derivada de la pandemia se ha convertido en una epifanía para muchos 'millennials', que están replanteándose sus carreras y, en general, sus vidas. Por eso, cada vez más profesionales están cambiando sus puestos en grandes empresas por trabajos más modestos y peor pagados, pero mucho más flexibles y menos exigentes. Analizamos la 'YOLO economy'.

Ixone Díaz

Que la pandemia ha cambiado la manera en la que trabajamos es una obviedad: el teletrabajo ha dejado de ser una novedad, el 'networking' ya ni si quiera requiere presencialidad y mientras las oficinas tradicionales se reinventan, nuevos conceptos como el 'workstation' o los 'coworking' rurales ganan adeptos cada día. Y ahora, los 'millenials' están empezando a replantearse sus carreras profesionales a partir de las prioridades que la pandemia ha evidenciado. Así ha nacido la 'YOLO economy', un acrónimo que responde a la expresión "you only live once" (solo se vive una vez) y que hace una década popularizó el rapero Drake en una de sus canciones.

Ahora, un artículo del 'New York Times' lo ha utilizado para bautizar un nuevo fenómeno contemporáneo: el de esos empleados de grandes salarios y cargos grandilocuentes que están abrazando ese mantra y han decidido renunciar a sus puestos en multinacionales y empresas líderes para emprender sus propios negocios o trabajar en compañías más modestas, donde la cultura empresarial es más flexible y menos exigente. Pero, sobre todo, para poner en orden sus prioridades vitales, reevaluar sus objetivos profesionales y dedicar más tiempo a su ocio o su familia. Aunque eso implique importantes recortes salariales.

El fenómeno está afectando, sobre todo, a consultores, abogados de grandes despachos y empleados de bancos de inversión y coincide con la reciente reclamación de los empleados de Goldman Sachs, que en marzo denunciaron semanas laborales de 95 horas y condiciones de trabajo "inhumanas". Y llega en un momento crítico para las empresas. Mientras algunas compañías están obligando a sus trabajadores a volver a las oficinas, muchos empleados están amenazando con abandonar sus puestos si el teletrabajo deja de ser una opción para ellos. Según el diario norteamericano, muchos de estos trabajadores están ahora dispuestos a correr más riesgos gracias a un colchón económico que no ha hecho más que aumentar debido a los rigores de la pandemia y los confinamientos. Una encuesta reciente elaborada por Microsoft ha desvelado que hasta el 41 por ciento de los trabajadores está valorando dejar su trabajo en el próximo año. Y el 46 por ciento quiere reinventarse y orientar su carrera hacia otro sector.

Algunas empresas ya han detectado el riesgo que puede implicar una fuga masiva de talento producto de la fatiga emocional derivada de la pandemia y están tratando de evitarlo con programas para fidelizar a sus plantillas. LinkedIn, por ejemplo, ha ofrecido una semana de vacaciones pagadas a toda su plantilla y Twitter ha premiado a sus trabajadores con un día libre adicional por cada mes trabajado a través del programa #DayofRest.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS