Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Montaje. Getty.

Qué es la tristeza (y la ansiedad) de segunda mano y cómo puedes esquivarla

Un mal ambiente laboral puede afectarte incluso cuando tus relaciones en el trabajo no están marcadas por los conflictos. Descubre cómo ser empático con tus amigos y compañeros sin permitir que la tristeza y la ansiedad de otras personas te acabe afectando.

Marita Alonso.

Los ingleses lo llaman second hand sadness, que en su traducción literal significa tristeza de segunda mano. Y tiene que ver con la mezcla que deviene de la empatía y la simpatía que emergen cuando alguien cercano vive una experiencia triste o sufre una pérdida. Cuando compartimos nuestros sentimientos, las amistades alcanzan un nivel de intensidad superior y, en ocasiones, terminamos sintiendo lo que nuestros amigos más íntimos (o nuestros compañeros de trabajo) sienten. Porque cuando, por ejemplo, le preguntamos a una persona cercana sobre su fin de semana, lo que realmente queremos saber es cómo se han sentido, no qué o dónde han cenado. Saber manejar estas situaciones forma parte del manual 'psico' de oficina, que incluye saber gestionar a un jefe demasiado exigente, pero también mantener la ansiedad a raya.

No sería extraño creer que este tipo de tristeza es un reflejo narcisista, aunque en la mayoría de los casos es una señal de empatía. Sin embargo, es importante saber diferenciar la simpatía de la empatía para evitar sentirnos desgraciados, en lugar de alcanzar un nivel de entendimiento y comprensión respecto a los que nos importan desde el que poder ayudarles. Por eso, es esencial escuchar al otro y evitar juzgar sus palabras. No hay que pensar en cómo reaccionaríamos nosotros, sino en lo que ese reto supone esa persona. Por eso, es importante huir de la positividad tóxica, esa que en momentos delicados resulta realmente hiriente para el que se encuentra en una situación complicada.

Hace unos años, Facebook llevó a cabo un experimento que demostró lo contagiosas que pueden ser las emociones. La red social cambió de forma temporal el feed de noticias de 689.000 personas omitiendo los posts con emociones negativas para un grupo de usuarios y haciendo lo mismo, pero con las noticias que despertaban emociones positivas, a otro. Como resultado, los usuarios comenzaron a subir contenido más o menos positivo dependiendo del tipo de noticias al que estaban expuestos. Eso demuestra, entre otras cosas, la importancia de poder desarrollar nuestra vida laboral en un lugar de trabajo ajeno a abusos y toxicidades, pues estar rodeado de gente negativa y tener que luchar para no caer en su misma espiral puede suponer un esfuerzo emocional inmenso.

Pero también se puede experimentar la ansiedad de segunda mano. Las neuronas espejo son las células que producen una respuesta empática en nuestro cerebro cuando observamos determinados comportamientos a nuestro alrededor. Algunos estudios han demostrado que hay personas que tienden a mimetizar las emociones. Al mismo tiempo, si los niveles de cortisol, relacionados con el estrés, se incrementan al ver a alguien sufrir ansiedad, estos efectos se disparan si tenemos una relación estrecha con esa persona.

El problema de este tipo de tristeza y ansiedad es que puede derivar en consecuencias muy negativas, como indica un estudio que demuestra que las mujeres embarazadas que no padecen depresión, pero cuyas parejas sí la sufren, tienden a experimentar más partos prematuros.

Sería fácil, o quizá excesivamente naíf, terminar señalando lo importante que es rodearnos de personas positivas y no cabe duda de que lo menos que podemos hacer es ser lo suficientemente amables y comprensivos como para que los que nos rodean se sientan a gusto a nuestro lado. Aunque lo hagamos, simplemente, para que su tristeza no termine instalándose en nuestra cabeza. No te preocupes: no le diremos a nadie que esta es la razón por la que eres tan simpática en la oficina...

TE INTERESA

NO TE PIERDAS