Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

10, Noviembre, 2020

Kamala Harris, durante el "discurso de la victoria", el 7 de noviembre. El traje blanco que lució esa noche se ha convertido en todo un símbolo. / Getty.

Converse, lazos y el traje blanco: así es como la ropa de Kamala Harris se convierte en un símbolo feminista y antirracista

Kamala Harris se ha encargado de lanzar guiños a numerosos colectivos en sus apariciones públicas, sobre todo a mujeres y minorías étnicas. Y no solo a través de sus discursos, también mediante detalles como el traje blanco que lució la noche de la victoria y que ya se ha convertido en un icono.

Feminista y combativa contra el racismo, Kamala Harris ha roto todas las barreras que se le ponían por delante y será la primera mujer (y, además, de ascendencia afroamericana y asiática) vicepresidenta de Estados Unidos. Su estilo y su personalidad, cercanos y llenos de energía, son totalmente diferentes a lo que estamos acostumbrados en la política internacional. Harris tiene muy claro hacia dónde quiere trabajar y ya se ha encargado de lanzar mensajes en sus apariciones públicas, en muchos casos, utilizando su indumentaria.

El traje blanco: por todas las que lucharon antes

El sábado 7 de noviembre, con la victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos ya volcada del lado demócrata, Kamala Harris ofreció el discurso de la victoria en Wilmington (Delaware). La futura vicepresidenta del país lucía un traje blanco de Carolina Herrera, de chaqueta y pantalón, y una blusa con lazo llenos de simbolismo, que suponía un guiño a diferentes causas. Feminismo y antirracismo se unían en la indumentaria de Harris.

En primer lugar, el blanco es el color que utilizaban las sufragistas que, a principios del siglo XX, luchaban por el derecho al voto femenino, pero su significado es mucho más amplio. Kamala Harris será la primera mujer vicepresidenta en la historia de Estados Unidos. Pero, además, la demócrata es de ascendencia jamaicana e india, así que también será la primera mujer racializada que llega a un cargo tan elenado en Estados Unidos. O sea, Harris va a ser pionera en muchas cosas. Por eso, algunos analistas, como Oscar Holland, de la CNN, creen que al vestirse de blanco en la noche de la victoria, Harris hizo un guiño a Shirley Chisholm, la primera mujer negra que llegó al Congreso, en 1968. Chisholm también vistió de blanco cuando fue elegida.

Además, Holland cree que la blusa con lazo de Harris recordaba a las que usaba Margaret Thatcher. En los años 80, la primera mujer que llegó a jefa de Gobierno en Reino Unido empleaba esa prenda como desafío a sus colegas parlamentarios, en cuya indumentaria nunca faltaba la corbata.

En cualquier caso, en la noche de la victoria, Harris no quiso olvidar a todas las mujeres que han luchado para que ella pudiese llegar hasta ahí. "Pienso en mi madre, Shyamala Gopalan Harris, y en las generaciones de mujeres negras que vinieron antes que yo y que creían tan profundamente en un Estados Unidos donde un momento como este es posible", dijo en su cuenta de Twitter.


El guiño a Ruby Bridges

Una de las imágenes sobre la futura vicepresidenta que se ha hecho viral es la que ha creado la artista Bria Goeller para una marca de camisetas. En ella, se ve a una Kamala Harris vestida con su ya icónico traje sastre oscuro, mientras que su sombra proyectada en la pared es la de una niña. La sombra evoca a Ruby Bridges, la primera niña afroamericana que fue admitida en una escuela de blancos, allá por 1960. Tenía seis años y tuvo que ser escoltada por la policía para asistir a clase, ya que muchos de los padres de los otros niños se negaban a que sus hijos compartieran la escuela con una niña negra.

Después de que la ilustración de Goeller se haya hecho tan popular, la propia Ruby Bridges, que hoy tiene 66 años, ha compartido la imagen en su cuenta de Instagram junto a un emotivo mensaje: "Estoy muy honrada de formar parte de este camino y agradecida de estar con vosotros, juntos con nuestros compatriotas americanos, mientras avanzamos en este nuevo capítulo de la historia americana".

Una publicación compartida de COPE (@cope_es) el

El liderazgo femenino calza Converse

Los tacones han sido el calzado habitual de las mujeres en altos puestos de liderazgo... hasta que ha llegado Kamala Harris. La futura vicepresidenta de Estados Unidos ha querido dejar claro desde el principio que su estilo es muy diferente al de otras políticas internacionales, incluida la todavía primera dama Melania Trump, que nunca hace una aparición pública sin ir envuelta de arriba abajo en firmas de lujo.

Una publicación compartida de COPE (@cope_es) el

Por el contrario, Harris ha dejado atrás los zapatos de tacón y ha optado por la línea Chuck Taylor de Converse en infinidad de ocasiones, ya fuera un mitin en Orlando, una manifestación en Las Vegas, una visita a una granja en New Hampshire o bajando de un avión en Milwaukee. A veces, la demócrata incluso ha adornado sus zapatillas con mensajes, como ocurrió el año pasado en un mitin en Florida. Harris llevaba unas Converse blancas a las que había puesto chapas con inscripciones como 'Love 2020', 'Black Joy' o 'Stop Hate'. Y el look de Kamala Harris, que mezcla trajes de chaqueta y pantalón con Converse, se ha ha hecho tan popular que muchas niñas han optado por "disfrazarse" de ella en Halloween.

Por supuesto, las 'sneakers' de Kamala Harris también tienen un mensaje detrás: la demócrata -dicen los analistas- está dispuesta a remangarse y trabajar duro. Además, las Converse es un tipo de calzado muy popular y accesible a la mayoría de las personas, sin importar el nivel social, la edad o la raza, símbolo de que gobernará para todos.

La futura vicepresidenta ya comentó en una entrevista a la revista 'The Cut' en 2018 que es adicta a este modelo clásico de la marca estadounidense. "Tengo toda una colección de Chuck Taylor: unas negras de piel, unas blancas, tengo las que no se abrochan, las que sí, las que me pongo cuando hace calor, las que me pongo cuando hace frío y unas de plataforma para cuando llevo traje pantalón".

¿Cambiará la vicepresidenta electa su forma de vestir cuando llegue a la Casa Blanca? No es probable. En una entrevista en la revista 'Complex' le preguntaron si habría un código de vestimenta más flexible en la Casa Blanca de Biden-Harris. ¿Su respuesta? "Creo que sí. Pero no se trata de aflojarse, ¡se trata de atarse los cordones!". Y eso que, a partir de ahora, entrará en el selecto club de las mujeres más poderosas del mundo.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS