Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Foto: Getty. Montaje WomenNOW.

¿Por qué está obsesionado internet con ver lo que cocinas y lo que comes?

Del trasnochado food porn hemos pasado a una nueva dimensión virtual repleta de bandejas de sushi, tés matcha, platos de pasta carbonara y emplatados recién salidos de… Pinterest. ¿Por qué inmortalizamos nuestras recetas en Internet?

Por Marita Alonso

Si estás al tanto de las (insospechadas) tendencias que arrasan en internet (¿te has apuntado ya al craftivismo? ¿vives obsesionada con tu horóscopo?), sabrás que hay gente a la que le apasiona grabarse comiendo. Pero también que al otro lado de la pantalla, hay millones de personas que, a su vez, viven obsesionadas con lo que comen los demás. De esa obsesión nació el Mukbang, un fenómeno surgido en Corea del Sur que consiste en grabarse consumiendo ingentes cantidades de comida. Diez años después de que esta tendencia glotona aterrizara en las redes, el interés de internet por ver lo que comemos no ha parado de crecer.

Los vídeos etiquetados con el hashtag #whatieatinaday tienen miles de millones de visualizaciones en TikTok, y en YouTube es habitual encontrar vídeos de modelos conocidas inmortalizando lo que comen para que sus seguidores tomen nota de sus hábitos alimenticios. Por supuesto, ninguna de ellas explica que la genética es mucho más importante que el zumo de apio por las mañanas.

Dentro de ese mundo, encontramos a la estrella británica de TikTok Eden Harvey cuyo vídeo, Come conmigo, acumula ya siete millones de visualizaciones. "Lo hice para quienes lo pasaban mal durante el confinamiento, porque hay muchas formas de soledad en las que no caes… Mi deseo era que sintieran que tenían a alguien con quien comer", explica la influencer a la BBC. En el vídeo, no presume de lo que come, sino que lanza preguntas a la cámara y cede espacio, tiempo y silencio para que quien ve el vídeo responda mientras come con ella. Ahora, cuenta con Eat with Eden, un espacio en el que a las 6.30 de la tarde (antes de echarnos las manos a la cabeza, recordemos que hablamos del Reino Unido) se graba comiendo.

Por supuesto, no podemos olvidar la obsesión que tenemos por fotografiar todo lo que comemos, especialmente si vamos a un restaurante o si se acerca el verano y hay una paellera cerca. Casi 300 mil millones de publicaciones acompañan el hashtag #foodporn en Instagram, donde se repiten hasta el hastío vídeos de gente abriendo un huevo escalfado o de un camarero del restaurante Bel Mondo sirviendo un plato de pasta directamente del queso de rueda. 

Por si fuera poco, ahora las celebridades presumen no solo de lo que comen, sino de cómo preparan sus platos. Desde Brooklyn Beckham, que comparte recetas y las prueba en Instagram, hasta Dabid Muñoz, que en el perfil de ElGoxo explica cómo elaborar los platos de su restaurante en tu propia casa gracias al servicio Alta Cocina de Glovo. En ellos, la cámara se recrea en su cara, sus gestos y sus gemidos con cada bocado. 


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Go❌⭕️ (@elgoxo)

Cuentas como Eating Patterns, de Vega Hernando, hacen de cada plato un irresistible estampado, tan perfecto que daría lástima probarlo. En su libro Eat! (Cocina de producto que se come por los ojos) comparte recetas deliciosas realizadas con productos de temporada. Al menos, mirar no engorda… Pero lo que sí hace en ocasiones es entristecernos. Así lo señala un estudio publicado en el Journal of Consumer Psychology, que indica que cuanto más tiempo pasamos mirando imágenes de comida o prestando atención a su aspecto, menos disfrutamos de cada plato.

Pero, ¿por qué está obsesionado internet con lo que comemos? Para empezar, porque presumir de una dieta saludable ayuda a muchos influencers a conseguir más seguidores y mejores contratos. Por eso, es habitual que entrenadores personales y fit girls compartan en sus redes sus recetas healthy, así como sus cheat meals, esas comidas trampa en las que pueden ingerir todo lo que quieran. Pero esa no es la única razón. En un momento en el que es casi imposible no conocer a alguien que no esté siguiendo una dieta de ayuno intermitente, ver a un desconocido ingerir hasta 10.000 calorías de una sentada (y no exageramos) puede resultar catártico. "Quizás pienses que has comido demasiado, pero al menos no has comido tanto como quien sale en el vídeo", explica Traci Mann, profesora de psicología social de la Universidad de Minnesota a ‘Eater’.

Por si fuera poco, estamos obsesionados con los programas en los que los famosos cocinan. Masterchef Celebrity va ya por su sexta edición, y el programa de Amazon Prime Video Celebrity Bake Off, en el que participará la mismísima Esperanza Aguirre, no hace más que alimentar nuestra compulsión. Por cierto, Paris Hilton acaba de anunciar en Instagram que pronto podremos disfrutar en Netflix de Cooking With Paris, del que estamos seguros saldrán más memes, chascarrillos y capturas de pantalla que recetas. ¡Que aproveche! 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS