Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

13, Septiembre, 2021

Crédito: Getty.

¿Bloqueada por el estrés? Prueba esta técnica para priorizar tareas

La acumulación de trabajos pendientes puede ser una fuente de ansiedad y estrés constante en el regreso a la oficina. El secreto para superarlo es poner las prioridades en orden e identificar las “tareas desatascador”. Te explicamos cómo.

Elena de los Ríos.

Entramos en temporada alta de estrés: ahora porque nos reincorporamos y se nos acumulan las tareas pospuestas y los nuevos objetivos que integrar en la rutina; y de aquí a diciembre por la sucesión de festivos y vacaciones que queremos aprovechar sin menoscabo de la productividad. Este acelerón de final de año puede llegar a ser un tanto agobiante, hasta el punto de paralizarnos en algún momento. ¿Por dónde empezar? ¿Cómo comenzar a resolver la ingente cantidad de tareas abiertas? Que no cunda el pánico. Puedes probar a gestionarlo con la ayuda de esta selección de podcast de meditación y mindfulness, seguir este método definitivo contra la ansiedad o entregarte al streaming ansiolítico, pero para gestionar el bloqueo producido por el estrés hay una técnica específica. Sigue leyendo.

Los psicólogos de la plataforma Ifeel definen los bloqueos en el trabajo como "la disposición de la atención a centrarse en los miedos, en los problemas, y no en las posibilidades". Seguro que alguna vez has sufrido esa parálisis que te impide encontrar la entrada productiva en una jornada a tope de tareas. Es aquí cuando entra en acción el método con su primera regla: hacer una lista de todo lo que tenemos pendiente o de los asuntos por resolver. Así lo recomienda Gretchen Rubin, autora de "Better Than Before: Mastering the Habits of Our Everyday Lives", un ensayo práctico sobre la formación de nuevos hábitos.

Primero, las gestiones cortas

Una vez tengas tu larga lista de tareas, Rubin aconseja resolver primero las que requieren menos tiempo: esos pequeños asuntos que solo requieren una llamada, un mail o una gestión corta. Cada vez que termines una de estas tareas, tendrás una sensación de logro que tranquilizará, y mucho, a tu preocupadísimo cerebro. Son las llamadas "tareas desatascador", porque te colocan en una buena disposición para acometer otras más arduas, que requerirán más tiempo y esfuerzo.

Si aún así, continúa la sensación de agobio, existe otro truco para conseguir el éxito: la técnica Pomodoro. Inventada por el Francesco Cirillo en los años 80, ayuda a optimizar el tiempo y la eficiencia mediante el bloqueo de 25 minutos de concentración continua. Se trata de fijar un tiempo para una de estas tareas y no distraerse con nada durante ese lapso, que puede ser de 15, 20 o 20 minutos. Cuando compruebes cómo avanzas gracias a la atención enfocada, te sentirás motivado para seguir aplicándola.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS