Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Sha’Carri Richardson. Crédito: Getty.

Sha’Carri Richardson, la velocista de pasado trágico (y estilo icónico) que quiere emular a Usain Bolt en las Olimpiadas de Tokio

Ha nacido una estrella. A un mes del inicio de los Juegos Olímpicos de la pandemia, la velocista estadounidense será, junto a la gimnasta Simone Biles o la nadadora Katie Ledecky, una de las protagonistas femeninas de la cita deportiva más esperada. Esta es su historia.

Solo tiene 21 años, pero ya es la mujer más rápida de Estados Unidos. Lo demostró la semana pasada después de correr los 100 metros en 10,86 segundos y clasificarse, de manera espectacular, para los Juegos Olímpicos de Tokio, su primera cita olímpica. Pero Sha’Carri Richardson no es, únicamente, una de las atletas más veloces del mundo. Su actitud y su estilo la han convertido en un fenómeno viral instantáneo y en una de las deportistas femeninas que, junto a estrellas como Simone Biles o la nadadora Katie Ledecky, acapararán todas las miradas en Tokio 2021, que arranca en apenas un mes.

El pelo largo y teñido del color que mejor refleja su estado de ánimo, las uñas imposibles, las pestañas postizas e interminables, los tatuajes... Todo forma parte del 'show' de Sha’Carri Richardson. Pero sobre todo, sus piernas, que en Tokio intentarán llevarse el oro olímpico por primera vez en 25 años para una atleta norteamericana, aunque para eso tendrá que batir en la pista a la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce. Y sin embargo, cuando a Richardson le preguntan por su rival, ella contesta sin filtro y con carácter desafiante: "Esta entrevista es sobre Sha' Carri. ¿Tienes alguna pregunta para mí?".

La atleta prefiere compararse con Usain Bolt, porque aspira a ser tan dominante como él en las pistas. Pero no renuncia a convertirse en un referente femenino en el mundo del deporte y más allá de él. "Quiero que las mujeres vean que pueden ser exactamente quienes quieran ser. No tienes que ser callada y tímida a menos que quieras serlo. No tienes que estar siempre escondiéndote. Ese es el mensaje que quiero enviar”, ha explicado sobre la actitud que desprende en las pistas. Suele decir que no le interesa gustar y que ha conseguido ser inmune a las críticas transformándolas en motivación. Pero no ha sido un camino sencillo para ella.

Abandonada por su madre cuando era una niña, Richardson intentó suicidarse siendo una adolescente y su salud mental es algo sobre lo que sigue trabajando con la ayuda de un terapeuta. "Cuando la gente me ve en la pista solo ve mi cara de póquer. Solo mi familia y mi entrenador saben por lo que paso en el día a día. Les estoy muy agradecida. Sin ellos, no habría yo. Sin mi abuela, no habría Sha’Carri Richardson. Mi familia es mi todo".

El abrazo de la atleta con su abuela nada más cruzar la línea de meta también se ha convertido en viral. Su madre biológica falleció solo una semana antes de la carrera más importante de su vida. En Tokio, Richardson aspira al oro, pero también a consagrarse como la velocista más dominante de la próxima década.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS