Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Sara Cogliati, investigadora del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC)

Sara Cogliati: “Es necesario incluir modelos femeninos en los estudios de las enfermedades”

En el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, hablamos con Sara Cogliati, investigadora del CNIC, sobre las enfermedades cardíacas y la necesidad de realizar estudios con modelos femeninos.

Hoy, 28 de mayo, es el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres. Para conmemorarlo, entrevistamos a Sara Cogliati (Milán, Italia, 1982), investigadora en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), en Madrid, desde hace más de seis años. Es doctora en Biología Celular y estudia cómo las mitocondrias –la parte de las células encargada de suministrarles la energía a las mismas– funcionan de manera diferente dependiendo del sexo biológico del paciente, lo cual determina una respuesta distinta frente a las enfermedades. Esto es muy importante, pues los estudios aún parten de una visión androcentrista que excluye los modelos femeninos. Algo similar ocurre en otros ámbitos; como recientemente contábamos las mujeres tienen un 17% más riesgo de morir en un accidente de tráfico porque los tests de seguridad no utilizan ‘dummies’ femeninos.

Los ensayos clínicos toman como referencia modelos masculinos, lo que facilita que haya fallos en las terapias de las mujeres porque aún se desconoce cómo se manifiesta y desarrolla una enfermedad específicamente en estas.

Estudios recientes revelan que ser mujer es un factor de riesgo en casos como el del infarto agudo de miocardio, aumentando un 18% el riesgo de morir por dicha patología. Según las declaraciones de Sara Cogliati, y datos como los de la Fundación Española del Corazón (FEC) indican que la causa principal que determina que las mujeres lleguen más tarde al tratamiento es el fallo en el diagnóstico por la atipicidad de los síntomas. Y es que, como Cogliati señala, casi todas las investigaciones clínicas y de cualquier área, al igual que los ensayos clínicos de fármacos, se realizan tomando como referencia modelos masculinos.

Las enfermedades cardiovasculares

Según la Sociedad Española de Cardiología, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en las mujeres en España, cobrándose más víctimas que el cáncer de mama. No obstante, se observa una incidencia mayor de estas patologías en los hombres de menos de 50 años, mientras que, en edad más avanzada, el número de casos de hombres y mujeres es parecido. Según Sara Cogliati, esto se debe a que las hormonas femeninas que determinan una protección cardiovascular ya no están presentes durante la menopausia.

El estudio de Sara Cogliati

Sara Cogliati está realizando un proyecto que se enfoca en el estudio de las diferencias moleculares y funcionales de la insuficiencia cardiaca (IC), una condición que puede generarse tras un infarto de miocardio. Su objetivo es “poder entender por qué la insuficiencia cardíaca se desarrolla de forma distintas en hombres y mujeres y eventualmente indicar posibles mecanismos para tratamientos más específicos en mujeres”. Uno de sus descubrimientos es que, debido a las diferencias en la fracción de eyección entre hombres y mujeres, después del primer episodio de infarto de miocardio, las mujeres tengan más riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Sintomatología del infarto agudo de miocardio

La sintomatología es la misma (dolor en el pecho) en ambos casos, pero las mujeres presentan también otros síntomas, como falta de aire, dolor de cuello, nauseas, etcétera, que pueden confundir la diagnosis. Por eso, muchas veces el infarto de miocardio es detectado tarde en ellas, ya sea por el desconocimiento de esas diferencias por parte de los y las médicos o porque las propias mujeres  subestiman sus síntomas al desconocer estos datos.

¿Se está introduciendo ya la perspectiva de género en la ciencia? 

Según Sara Cogliati, el mundo médico y el de la investigación se ha dado cuenta de estas diferencias y las más importantes agencias europeas y americanas están pidiendo la incorporación del sexo como variable experimental, así como la generación de programas de investigación para mejorar el conocimiento entre las diferencias sexuales en las distintas patologías, como la European Medicines Agency (EMA), el Instituto de Ciencias del Hombre (ICH) o los National Institutes of Health (NIH).

Debería concienciarse al mundo médico, la investigación y los y las pacientes de que existen diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres que determinan diferencias en el desarrollo de muchas enfermedades, además de que la prevalencia de estas es distinta también según el sexo. Por ejemplo, las mujeres sufren más de Alzheimer, osteoporosis y enfermedades autoinmunes, mientras que los hombres sufren más de diabetes de tipo 2, Párkinson e infarto. Por todo esto, es necesario incluir modelos femeninos en los estudios de las enfermedades para entender estas diferencias sintomatológicas y diseñar terapias específicas según el sexo para beneficiar la salud de las mujeres de todo el mundo.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS