Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Foto: Getty.

El retorno de Ivanka Trump: ¿qué hay detrás de su última campaña de imagen?

Después de varios meses de perfil bajo y llamativa ausencia en las redes sociales, Ivanka Trump ha vuelto a Instagram aprovechando la guerra en Ucrania y tratando de lavar su maltrecha imagen. Pero, ¿cuáles son sus verdaderas intenciones?

Ixone Díaz

Ivanka Trump tenía otros planes. Hasta las elecciones de 2020, en Washington era un secreto a voces que la hija del Donald Trump quería hacer carrera política propia y tenía, incluso, aspiraciones presidenciales. Se rumoreó que pretendía aspirar a una asiento en el senado por el estado de Florida o que, quizá, su padre le tendría reservado un asiento en su gabinete. Pero el abrupto final de la administración de su padre y el asalto al Capitolio echaron por tierra todas sus ambiciones. Después de haber convertido Instagram en una de sus principales armas de propaganda política, Ivanka abandonó la red social poco después de salir de la Casa Blanca y llegó a estar más de ocho meses sin compartir una sola imagen. Hasta ahora. 

Después de un tímido regreso en enero, esta semana Trump volvía a Instagram como lo haría una candidata en campaña y utilizando la guerra en Ucrania como coartada oficial. En un vídeo y una serie de imágenes, la ex modelo y empresaria daba cuenta de su trabajo en una campaña humanitaria que ha logrado enviar un millón de comidas a Ucrania. Unos días más tarde, Ivanka compartía otra imagen suya repartiendo alimentos a las víctimas de los tornados en Nueva Orleans.

Desde que ella y su marido, Jared Kushner, abandonaron Washington para instalarse en Florida habían mantenido un perfil bajo absolutamente inédito para la pareja. Aislados y alejados de la escena social, según la prensa norteamericana, la pareja ha perdido todas sus relaciones fuera del núcleo duro del trumpismo, como su círculo social neoyorquino y mayoritariamente demócrata, que tras el asalto al Capitolio se quedó sin argumentos para darles una última oportunidad. 

Por eso, la prensa norteamericana ha interpretado su regreso a las redes sociales como una campaña de lavado de imagen pensada por y para purgar sus pecados con la excusa perfecta de una crisis humanitaria y una guerra en el corazón de Europa.

El problema es que viniendo de un miembro de la familia Trump su solidaridad con el pueblo ucraniano adolece de toda credibilidad. Sobre todo después de que Donald Trump calificara a Putin de "genio" al inicio de la invasión. Pero también porque la hemeroteca es caprichosa. El primer impeachment contra Trump estuvo motivado, precisamente, por una llamada amenazante a Zelensky en la que el presidente norteamericano amagó con retirarle su apoyo si el líder ucraniano no le ayudaba a hundir la reputación de Hunter Biden, hijo del entonces candidato a la Casa Blanca Joe Biden. Por no hablar, claro, de la estrecha relación del matrimonio Kushner con el oligarca ruso Roman Abramovich.

 

Todo eso mientras los Trump, Ivanka incluida, tratan de esquivar un caso de fraude relacionado con la Trump Organization en el que el fiscal general de Nueva York ha visto "evidencias significativas" de delito. Pero también con 2024 en el horizonte. Mientras Donald Trump coquetea con la idea de aspirar de nuevo a la Casa Blanca, su hija juega al despiste y apuesta por el autobombo en Instagram. Continuará...

TE INTERESA

NO TE PIERDAS