Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

30, Septiembre, 2020

@Getty

Clara Campoamor, la impulsora del sufragio femenino que dará nombre a la estación de Madrid-Chamartín

La estación de metro de Madrid-Chamartín cambia su nombre y añade el de Clara Campoamor, la mayor impulsora y defensora del voto femenino en España. Te contamos todo sobre esta histórica mujer y por qué el Gobierno ha iniciado este proyecto.

El Gobierno ha anunciado que la estación madrileña de Chamartín, que da servicio al tren y conecta con el metro, pasará a denominarse estación Madrid-Chamartín Clara Campoamor. Esta iniciativa, que nos recuerda a la propuesta para el metro de Londres por Emma Watson y Reni Eddo-Lodge, “pretende reconocer el impulso que lideró Clara Campoamor en la lucha por las libertades y el sufragio femenino”, según ha señalado en una rueda de prensa la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Esta decisión se produce en el momento en que se está llevando a cabo la remodelación de la estación y coincidiendo con que el día 1 de octubre de 2021 se cumplirán 90 años de la aprobación del voto femenino en España, del que Clara Campoamor fue impulsora y defensora parlamentaria, aunque este derecho fue ejercido por primera vez dos años después, en las elecciones de 1933.

Clara Campoamor: su vida

Campoamor (1888, Madrid-1972, Suiza) fue una política, abogada y escritora conocida por su labor como defensora de los derechos de la mujer en España desde la creación de la Unión Republicana Femenina y por liderar la lucha por el sufragio femenino.

El sufragio universal femenino se instauró en España en 1931, como ya hemos dicho, tras la proclamación de la Segunda República Española, junto con otras propuestas progresistas, que constituyeron una reforma sin precedentes en el país español.

En las elecciones de ese año, Clara Campoamor se incorporó al Partido Radical de Alejandro Lerroux, junto con otra mujer, Victoria Kent. Y, durante las propuestas para crear la nueva Constitución de 1931, luchó por la implantación de otras medidas que huían del conservadurismo como, por ejemplo, el divorcio. Muchas de sus propuestas fueron aceptadas, pero la del sufragio femenino tuvo que ser sometida a debate antes de lograr sacarla adelante.

Así, con la excepción de cuatro compañeros, su propio grupo político le negó a Campoamor su apoyo para implantar el voto femenino, por el miedo a que las mujeres españolas, influenciadas por la Iglesia, votaran a los partidos conservadores, decían. Pero, pese a todas estas trabas, la votación finalmente aprobó el sufragio universal femenino.

En 1936, tras el estallido de la Guerra Civil Española, Clara Campoamor se exilió a París, donde trabajó como traductora y, después, se estableció en Suiza, donde continuó su labor como abogada. Allí murió en el exilio el 30 de abril de 1972. Días después, sus restos fueron trasladados al cementerio de Polloe en San Sebastián (Guipúzcoa) y se conservan en el panteón de la familia Monsó Riu, de la que Clara Campoamor era madrina.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS