Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

22, Febrero, 2021

Getty.

Niksen: cómo el concepto holandés de no hacer absolutamente nada puede convertirte en una persona más productiva, sana y feliz

Significa, literalmente, "no hacer nada" y promete ser un remedio infalible contra el estrés que no nos deja vivir. Eso sí, el niksen no consiste simplemente en tirarse en el sofá... O sí, pero hay que hacerlo bien.

Aunque el concepto llevaba en los medios ya algún tiempo, fue el año pasado, durante la cuarentena por el coronavirus, cuando muchos descubrieron la filosofía 'hygge', una palabra danesa que viene a significar algo así como "disfrutar de las pequeñas cosas de la vida" y que está ligada al bienestar hogareño. Algunos creen que fue ese concepto el que permitió a los daneses mantener a raya la pandemia en un primer momento.

Llegado, de igual modo, de los países nórdicos –en este caso, de Suecia–, conocimos también hace un tiempo el término "langam", el supuesto secreto de la felicidad sueca que significa disfrutar de las cosas de una forma comedida, en su justo equilibrio.

Ahora, también importado del norte de Europa, llega el concepto de niksen, una palabra holandesa que significa "no hacer nada" y que puede explicar por qué los habitantes de los Países Bajos tienen un nivel de bienestar tan alto.

La importancia de estar ocioso

Pero, ¿qué es el niksen y por qué no hacer nada puede convertirnos en personas más eficientes? Parece una contradicción, pero la periodista holandesa Annete Lavrijsen lo explica ampliamente en su libro 'Niksen. El arte holandés de no hacer nada', que se publica en España esta misma semana (Ed. Libros Cúpula).

La autora, especialista en terapias alternativas y que ya había publicado un volumen sobre el Shinrin-Yoku, el arte japonés de los 'baños de bosque', asegura que el término niksen no siempre ha tenido buena fama en los Países Bajos. "Aquellos que se rendían al niksing –esto es, a no hacer nada útil– eran tachados de vagos, inútiles y buenos para nada", escribe la autora. Esto se debía a las ideas de trabajo duro y productividad asociadas al calvinismo. ¿Por qué ahora el niksen no solo no está mal visto sino que se alienta? Por la gran pandemia del mundo contemporáneo: el estrés. Hemos llegado a un punto en el que es imposible desconectar. Así que buscar oasis de calma en medio de la vorágine es cada vez más necesario si no queremos que la ansiedad nos pase factura.

Según los especialistas, practicar el niksen recargará nuestros niveles de energía; mejorará nuestra salud, gracias a que reducirá nuestra ansiedad; tendrá una incidencia positiva en nuestro cerebro, que estará mucho menos cansado y funcionará mejor; aumentará nuestra concentración, de tal manera que podremos ser más eficientes; podremos reconocer lo que es realmente importante para cada uno de nosotros; nos hará más sociables y, además, dormiremos mejor.

Pero para conseguir todos los beneficios que nos ofrece el niksen es necesario seguir unas pautas. En su libro, Lavrijsen nos da algunas.

- Así de sencillo, así de complicado. Ya lo hemos dicho: el niksen significa "no hacer nada". Eso quiere decir que tirarse en el sofá o en la cama a mirar las redes sociales como un zombie no es niksen. Hacer una maratón de series tampoco lo es. "Cuando nos damos un atracón audiovisual, nuestro cerebro segrega dopamina, componente asociado a las adicciones. Esto explica por qué a menudo nos sentimos tristes al acabar el último episodio de una serie", explica Lavrijsen. Si te lanzas a practicar el niksen, quizá también es un buen momento para seguir estos consejos para desengancharte del móvil.

Entonces, ¿qué es niksen? La autora da una definición que exige no solo no hacer nada, sino no sentirse culpable por ello: "Se trata de esos pequeños momentos en la vida en los que pulsamos el botón de pausa y nos apartamos del trabajo diario y los compromisos sociales, permitiéndonos estar ociosos, sin la presión de sentimientos de culpabilidad o de pensamientos acerca de todo lo que deberíamos estar haciendo". El niksen es buscar un momento para estar con uno mismo, sin más, y sentir cómo las cosas fluyen.

Para muchas personas simplemente parar y no hacer nada puede ser complicado. Por eso, Lavrijsen ofrece algunas actividades dirigidas para alcanzar el niksen, como dar un paseo por el campo sin móvil ni reloj o realizar actividades semiautomáticas.

"Se trata de esos pequeños momentos en la vida en los que pulsamos el botón de pausa y nos apartamos del trabajo diario y los compromisos sociales"

- Busca un lugar tranquilo. Según Lavrijsen, es importante buscar un lugar propicio para practicar el niksen, un rincón en calma como un banco en un jardín o un parque, un bosque, un spa o una habitación tranquila en casa. Después, hay que crear un ambiente 'gezellige', es decir, "acogedor y cálido que promueva el bienestar". "Solemos esforzarnos en la creación de un ambiente de buena convivencia cuando recibimos visitas, así que, ¿por qué no hacer lo mismo cuando estamos a solas?", explica la autora. Bajar las luces, encender unas velas y poner nuestra música favorita ayudará a crear este ambiente perfecto para una cita con nosotros mismos.

- Inclúyelo en tu agenda diaria. La autora explica que para practicar el niksen no hay que esperar a las vacaciones o al fin de semana, sino que hay que incluirlo en nuestra rutina cotidiana. Debe ser algo "breve y frecuente". Lo ideal es empezar con 5 minutos e ir subiendo hasta alcanzar la media hora o, incluso, una tarde entera.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS