Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

Crédito: Getty.

Si te encuentras en alguna de estas tres situaciones no lo dudes: necesitas un 'coach' laboral

A veces una opinión ajena (y experta) puede resolver situaciones laborales de agotamiento, estancamiento dentro de una organización o falta de desafíos profesionales. Para eso sirve el coaching laboral, al que cada vez recurren más profesionales.

Elena de los Ríos

Nuevos tiempos, otras necesidades. Poco a poco, vamos integrando en nuestra agenda de citas la terapia, el nutricionista o las clases de pilates, síntoma de la creciente preocupación por la salud mental y física en un momento de alta exigencia para ambos. Lo próximo, lo inminente, será la popularización del coach laboral, una figura que ya triunfa en las posiciones de liderazgo, pero que puede ser muy útil para profesionales en otras muchas franjas de responsabilidad y, por descontado, de cualquier edad. Existen tres momentos comunes a casi cualquier vida laboral que se beneficiarían, y mucho, de un acompañamiento experto. Si estás viviendo alguno de ellos, esto te interesa.

1. Estás sobrepasada: el síndrome del ‘burnout’.

Según un informe de la compañía de recursos humanos Adecco, cuatro de cada diez españoles sufre o ha sufrido ‘burnout' o 'síndrome del trabajador quemado' desde que comenzó la pandemia. Hablamos de un 38% de los encuestados, un porcentaje que nos sitúa cinco puntos por encima de la media mundial. Se trata de un cuadro complejo de agotamiento mental, emocional y físico a consecuencia de exigencias agobiantes, estrés crónico o insatisfacción laboral que es difícil de revertir en solitario.

Este es uno de los casos en los que un coach puede marcar la diferencia con un plus de claridad mental y estrategia, pues el ‘burnout’ suele desembocar en apatía. "El 'coach' hace las preguntas correctas: al estar fuera del entorno de esa persona, el profesional no está centrado solo en el problema, sino que ayuda a generar una estrategia y un objetivo, y a desbloquear conflictos internos", explica el psicólogo y coach David Muela.

2. Estás atascada: tu jefe no apuesta por ti.

Si no llega el ascenso que esperas y te sientes estancada, algo falla en tu estrategia profesional. De hecho, puede que te estés limitando a trabajar sin parar, sin una reflexión concreta sobre cómo y por qué haces las cosas. Un coach te puede acompañar en esta reflexión, desactivando creencias que limitan tu visibilidad en la oficina. "El coaching depende más del coachee que lo utiliza que del coach que lo imparte, que realmente funciona como un catalizador hacia tus propias capacidades, a veces impedidas por creencias que nos limitan a la hora de observar la situación desde un punto distinto”, explica Francisco Calvo Vicente, coach ejecutivo.

3. Estás aburrida: tu trabajo no te ofrece retos.

El informe Microsoft 's 2021 Work Trend Index señala que el 41% de los profesionales considerará dejar su trabajo el próximo año y, según LinkedIn, uno de los motivos es el aburrimiento. El síndrome del ‘boreout’, descrito en 2009 por Philippe Rothlin y Peter R. Werder, se caracteriza por la desgana y el desinterés que origina la infraexigencia en el trabajo.

Daniel Colombo, coach especializado en CEOs, alta gerencia, profesionales y equipos, apunta como solución a una mayor inversión en estrategias de motivación laboral por parte de las empresas. "El rol del líder es clave para que se logre un sentido compartido; de allí que quienes suelen ser responsables de muchas situaciones son los jefes de modelo antiguo y en extinción: el controlador, tirano y exigente, sin ser un ejemplo para los demás".

TE INTERESA

NO TE PIERDAS