Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Montaje. Crédito: Netflix.

El 'show' del amor: cómo la televisión (y Netflix) han convertido la búsqueda de pareja en un espectáculo extravagante

Los programas para encontrar pareja apuestan ahora por máscaras grotescas ('Sexy beasts', en Netflix) o normas que le parecerían estrictas a una monja de clausura. ¿Por qué la televisión ha hecho de la búsqueda del amor un espectáculo carnavalesco?

Marita Alonso

En plena pandemia y con tendencias como el 'slow dating', el programa de citas ‘Love is Blind’ se convirtió en uno de los grandes éxitos de la programación de Netflix. El que sus participantes tuvieran que enamorarse sin poder verse ni tocarse parecía una lección amorosa diseñada a medida para el confinamiento, cuando incluso las aplicaciones para encontrar pareja recordaban a sus usuarios lo importante que era evitar el contacto con otras personas. Eran tiempos de cambiar nuestro ideario sentimental: de "el amor a primera vista" a "el amor es ciego".

Ahora, la plataforma de streaming (que últimamente está apostando por los contenidos de alto voltaje erótico, el romanticismo más old school y las series teen que también enganchan al público adulto) ha ido más allá al conjugar algunos de los elementos de 'Love is Blind' con los que han hecho de ‘Mask Singer’ un auténtico hit.

¿El resultado? El clásico show de citas de toda la vida, con un toque muy kitsch: los participantes llevan máscaras imposibles que no se parecen en nada a los elegantes y sensuales antifaces venecianos. Los fans de ‘Buffy, Cazavampiros’ encontrarán en ‘Sexy Beasts’ una suerte de edén amoroso en el que bien podrían haber participado los villanos de la popular serie, pues su creador se ha inspirado en las máscaras de aquellos personajes. "Me encantaba cuando en Buffy un par de vampiros se ponían a hablar de cosas mundanas. Esa yuxtaposición de criaturas de aspecto extraño hablando del tiempo, siempre me pareció graciosa y visualmente llamativa", explica Simon Welton.

La pregunta, por supuesto, es si realmente es posible enamorarse de alguien cuyo rostro no has visto nunca. En teoría (pero sólo en teoría), es un experimento destinado a subrayar la importancia de la belleza interior más allá de la fachada de cada cual. Aunque (y esto no es un ‘spoiler’), igual que ocurría en ‘Love is Blind’, para formar parte del casting es imprescindible ser atractivo, por lo que los participantes buscan pareja con la tranquilidad de saber que sus posibles medias naranjas han pasado "el filtro Netflix".

La tendencia a la hora de encontrar pareja en la pequeña pantalla ahonda en el espectáculo, y si en ‘First Dates’ la clave para que una cita se convierta en viral radica en contar con personajes histriónicos, en las plataformas de streaming el secreto está en darle una vuelta de tuerca más al formato.

Pronto veremos un show inspirado en ‘Orgullo y prejuicio’ llamado ‘Pride and Prejudice: An Experiment in Romance’, que contará con una serie de “caballeros” dispuestos a conquistar a su “dama” y enfundados, por supuesto, en ropa de época. Mientras tanto, en ‘Jugando con fuego’, también en Netflix, los participantes parecen salidos de un catálogo de Abercrombie y de un desfile de Victoria’s Secret a los que se les penaliza por cada toqueteo. Y pronto llegará a HBO Max un dating en el que tres mujeres atractivas viajarán a una isla paradisiaca dispuestas a encontrar el amor. Entre los 24 candidatos, 12 buscan realmente una relación, mientras que los otros 12 solo quieren hacerse con el premio económico que lograrán si son los elegidos.

Parece que el amor ya no es un camino de rosas, sino de realities. Pero los caminos de Cupido son inescrutables, especialmente cuando hay una cámara delante.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS