Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Mujeres militares. Crédito: Getty.

¿Por qué una mujer soldado tiene que marchar con tacones (en vez de botas de combate) en un desfile militar?

Ha ocurrido en Ucrania, ha escandalizado al mundo y ha obligado a sus responsables a dar marcha atrás en sus intenciones. ¿Lo peor? Que las mujeres tengan que marchar en tacones en un desfile militar demuestra que el sexismo en las fuerzas armadas no es cosa del pasado.

Ixone Díaz

Pantalones, camiseta y gorra de camuflaje y, en lugar de botas de combate, tacones negros y altos. Así marcharon, hace unos días, un grupo de cadetes ucranianas durante el ensayo de un desfile militar. La consigna sobre el dress code llegaba desde lo más alto: del propio Ministerio de Defensa. Y la fotografía daba la vuelta al mundo, acaparando los titulares hiperventilados de la prensa internacional, desde la BBC y The Guardian hasta el New York Times. No era para menos. El sexismo que transpira la imagen deja de manifiesto que aunque las mujeres han dejado de ser una excepción en los ejércitos de todo el mundo, la igualdad es todavía una conquista pendiente.

"Hoy ensayamos con zapatos de tacón por primera vez. Es un poco más difícil que con las botas de combate, pero lo hacemos lo mejor posible", explicaba una de las participantes en una información que el Ministerio de Defensa compartió en su página de Facebook sobre los ensayos del desfile conmemorativo del 30 aniversario de la independencia de Ucrania de la Unión Soviética, que se celebrará el próximo 24 de agosto. 

La reacción fue instantánea y furibunda, por mucho que el ministro de Defensa tratara de argumentar que los tacones formaban parte del uniforme oficial para, poco después, intentar dar marcha atrás en sus palabras y su decisión. 

La indignación se expresó en las redes sociales, pero también en el parlamento, donde varios diputados próximos al ex presidente Petro Poroshenko colocaron varios zapatos de tacón frente al ministro de Defensa y le propusieron llevarlos al desfile.  La diputada Iryna Gerashchenko tachó la decisión de sexista y se preguntó por que los tacones eran importantes para el ministerio, mientras, en cambio, nadie se había planteado diseñar armaduras corporales adaptadas a la anatomía femenina y la parlamentaria Inna Sovsun denunciaba "una idea idiota que encarna estereotipos sobre el papel de las mujeres como muñecas bonitas". Según The Guardian, la vicepresidenta del Parlamento Olena Kondratiuk ha exigido una disculpa pública por "la humillación a las mujeres que defienden la independencia de Ucrania con las armas".

"El propósito de cualquier desfile es demostrar la capacidad militar del ejército. No debe haber lugar para los estereotipos y el sexismo”, han explicado en una declaración conjunta tres miembros del gobierno, incluida Yulia Laputina, ministra de Asuntos de los Veteranos de Guerra. El ejército ucraniano cuenta con 31.000 mujeres en sus filas y más de 4.000 oficiales femeninas, que según las firmantes "han demostrado su valía no con tacones, sino con ametralladoras". No hay que olvidar que, desde hace siete años, Ucrania vive un conflicto armado con grupos separatistas pro-rusos en el que han intervenido más de 13.500 mujeres pertenecientes al ejército del país. Y lo han hecho siempre enfundándose las botas de combate.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS