Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

El caso de la joven XIngxing podría dar fuerza al movimiento MeToo en China.

El caso que podría dar fuerza al movimiento MeToo en China

El MeToo en China existe, aunque se encuentra continuamente amenazado por el control del Gobierno. Sin embargo, el caso que una joven ha denunciado en las redes sociales podría darle renovada fuerza.

Una joven china de 18 años podría haber avivado la llama del MeToo en China. La mujer ha acusado a Bao Yuming, un conocido abogado del país, de haber abusado sexualmente de ella durante años. Contra todo pronóstico, el caso ha destapado una ola de indignación en China, un país de cultura patriarcal en el que aún existe un gran tabú con respecto a los abusos sexuales. Y donde el Gobierno ejerce un férreo control sobre todo tipo de manifestación social.

Al parecer, según informa The New York Times, la joven fue enviada por su madre a Beijing con 14 años. En la capital china contaría con la protección de Yuming, un exitoso abogado y hombre de negocios dedicado a asesorar a grandes multinacionales del país. Entre ellas, el gigante de las telecomunicaciones ZTE. Sin embargo, según denuncia la joven, durante estos años Yuming la ha violado y retenido contra su voluntad en varias ocasiones.

El caso se hizo público este mes de abril porque la joven, bajo el seudónimo Xingxing, lo denunció con un hashtag en Weibo, la principal red social china, y este fue compartido hasta 790 millones de veces en un solo día.

“Las menores de edad no entienden la definición de agresión sexual en sí misma, y es difícil para ellas reconocer que la relación sexual entre conocidos también constituye una violación”, ha escrito la activista Zhou Xiaoxuan en Weibo.

El revuelo ha traído consecuencias para Yuming: aunque el abogado ha negado los hechos, la empresa petrolífera en la que trabajaba como vicepresidente le ha despedido y ZTE ha decidido prescindir también de sus servicios.

Consentimiento sexual a los 14 años

Pero el caso también ha encendido el debate sobre los abusos sexuales contra mujeres y niñas en el gigante asiático. Muchas voces están pidiendo al Gobierno que reaccione contra esta lacra e, incluso, que incremente la edad de consentimiento de las relaciones sexuales, que en China es de 14 años. Justo la edad que tenía Xingxing cuando Yuming, supuestamente, comenzó a abusar de ella.

Una de las mujeres que ha salido en defensa de la joven es la activista Zhou Xiaoxuan, que se ha convertido en la cara más visible del movimiento MeToo en China en los últimos años. Esta guionista y escritora de 26 años contó su caso a The New York Times, asegurando que también sufrió un supuesto caso de abuso sexual por parte de un conocido presentador de televisión, Zhu Jun. El caso también tuvo muchísima repercusión.

En su cuenta de Weibo, Xiaoxuan ha escrito un largo mensaje explicando por qué la edad de consentimiento sexual debería ser mayor en China, ya que las niñas se encuentran más indefensas ante este tipo de ataques. “Las menores de edad no entienden la definición de agresión sexual en sí misma, y es difícil para ellas reconocer que la relación sexual entre conocidos también constituye una violación. Y también es difícil darse cuenta de que ‘no significa no’”, ha dicho la activista.

El largo camino del MeToo en China

El MeToo en China está empezando a tomar algo de fuerza, pero no es comparable a lo que ha ocurrido en Estados Unidos, cuna del movimiento y que ha terminado con el productor Harvey Weinstein condenado a 23 años de cárcel. O en Francia, donde el MeToo ha sacudido al deporte. ¿El problema? Que se estampa contra el muro que supone la censura del Gobierno.

Uno de los casos que han tenido más repercusión internacional ha sido el de Huang Xueqin. Según denunció la ONG Human Rights Watch, esta periodista de 32 años fue detenida en octubre del año pasado por las autoridades por haber “causado problemas”. Una vaga acusación que suele emplear el Gobierno chino para acallar a los disidentes. Xueqin había cubierto las protestas en Hong Kong y se había convertido en una voz incómoda del MeToo en China, después de haber contado su propia experiencia de acoso y haber publicado varios testimonios de víctimas.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS