Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Difícil, pero no imposible: así puedes negociar un aumento de sueldo en tiempos de pandemia

Elegir el momento adecuado, recopilar los logros que has conseguido y prepararte muy bien la reunión son algunos de los consejos que dan los expertos para conseguir un aumento de sueldo. Sí, también durante una crisis como la actual.

Sergio Muñoz

Un aumento de sueldo en medio de una crisis económica como la que ha traído la pandemia parece tan irreal como encontrar un unicornio. Pero aunque pienses que las circunstancias son adversas, si juegas bien tus cartas, puede que lo consigas. Estos son algunos de los consejos que dan los expertos. ¿La clave? Analizar la situación y preparar el terreno.

- ¿Es un buen momento? Lo primero que deberías hacer es analizar cuál es el sector de actividad de tu empresa porque la crisis económica provocada por la pandemia no ha afectado a todos de la misma manera. Si la compañía para la que trabajas se dedica a hostelería o turismo, es muy probable que esté pasando por una situación crítica y, más que pedir un aumento, casi deberías dar las gracias por tener trabajo. Después de un 'annus horribilis' en el que la sangría del paro se ha cebado con el sector, en febrero, el empleo en turismo cayó un 46,3% frente al 2,7% general, según datos de la asociación de empresarios turísticos Exceltur. 

Pero la situación es muy distinta si tu empresa se dedica a las nuevas tecnologías, un sector en el que no es difícil encontrar empleo en 2021. Por ejemplo, las compañías vinculadas con el sector del streaming está en su mejor momento, y puestos como Data Analyst, Data Scientist o especialista en Blockchain, Inteligencia Artificial o Ciberseguridad son algunos de los más demandados del mercado.

Lo mismo ocurre si tu empresa se dedica a la distribución. Si no, que se lo digan a los 90.000 empleados de Mercadona, el mayor grupo de supermercados de España: en marzo recibieron un aumento del 20% sobre su salario bruto por el esfuerzo de trabajo extra que han tenido que soportar durante estos meses. En total, 409 millones de euros.

Además del sector, párate un momento a pensar si ha habido despidos en tu empresa, ha caído la carga de trabajo o han obligado a una reducción de presupuestos en los últimos meses. Si así, quizá deberías pensar en esperar a pedir ese aumento cuando la situación mejore.

- Recopila toda la información que te pueda ayudar. Elabora una lista con los objetivos que has alcanzado, haz gráficos sobre cuál ha sido tu impacto en los resultados de la compañía o en qué porcentaje has conseguido aumentar las ventas. Además, es buena idea averiguar cuál es el salario medio del mercado para tu sector. Consultoras de Recursos Humanos como Michael Page o Randstad cuentan con calculadoras salariales online. Y no está de más pensar en cuál es tu situación dentro de la empresa, es decir, si tu puesto es fácilmente reemplazable. ¿El objetivo de toda esta investigación? Que tu petición sea lo más argumentada posible: si se ve claramente que tu desempeño ha contribuido en positivo a las cifras de la compañía, es más fácil que consigas ese aumento.

- Pide una reunión formal. No es buena idea abordar al jefe en un pasillo o mientras coincides con él en la máquina de café y plantearle, de sopetón, una subida de sueldo. Hay que solicitar una reunión formal en la que haya tiempo suficiente para hablar y hacerlo en un lugar tranquilo. Y cara a cara, nada de enviar un correo electrónico. Si aún estás teletrabajando, lo ideal es una videollamada. ¿Que todavía no te desenvuelves bien ante la pantalla? Aquí van diez trucos para mejorar tus videollamadas profesionales.

- Mantén una actitud constructiva. Vale, ya has conseguido la reunión. ¿Y ahora? Algunos expertos consideran que comenzar hablando directamente de dinero puede ser amenazante. Por eso, quizá es buena idea empezar mostrando los logros que has conseguido. Esta parte ya deberías tenerla muy masticada si has hecho el trabajo de investigación previo. Y durante la reunión, tu discurso se debe centrar en el hecho de que pides un aumento de sueldo porque te lo mereces. No es buena idea hacerse el necesitado (decir, por ejemplo, "necesito el aumento porque tengo que pagar la hipoteca", aunque sea cierto) ni compararse con los compañeros. También hay que evitar amenazar con dejar la empresa si no se consigue el aumento o sacar a relucir otras ofertas laborales. Eso podría empeorar la situación e, incluso, podrían enseñarte dónde está la puerta.

- ¿Y si me dan largas? No creas que, aunque lleves todo bien preparado, siempre vas a conseguir ese aumento a la primera o, incluso, que lo vayas a conseguir. Quizá la respuesta de tu jefe sea "lo vamos viendo" o algo por el estilo. Entonces, lo mejor es que esperes un tiempo prudencial y, después, pidas una nueva reunión.

- ¿Y si me dice que no? Entonces, quizá hay que plantearse negociar otro tipo de beneficios en especie, el llamado "salario emocional": tickets restaurante, coche de empresa, seguro médico... Si por ahí tampoco se consigue nada y crees que la situación es injusta, quizá es una de las señales de que ha llegado el momento de cambiar de trabajo.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS