Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Este es el método definitivo para vencer la ansiedad

Es la pandemia del siglo XXI y con la crisis sanitaria y el confinamiento se ha disparado. Sin embargo, es posible vencerla. Ferran Cases vuelca en 'El pequeño libro de la ansiedad', que se acaba de publicar, un método multidisciplinar de 35 pasos para acabar con ella definitivamente. El autor sabe de lo que habla: durante años tuvo que enfrentarse a esa plaga silenciosa.

Ferran Cases pasó una década con ansiedad crónica. Llegó, incluso, a sufrir parálisis corporal durante dos años debido a este trastorno. Con 20 años, agotado, dijo 'basta'. Además de visitar a médicos y psicólogos, decidió hacer algo por sí mismo e investigar a fondo sobre la denominada epidemia del siglo XXI. Bebió de todas las fuentes, de la filosofía a la neurociencia o las tradición oriental. Al final aprendió tanto que consiguió vencer su propia ansiedad. Hasta se unió al club de los madrugadores (ya entenderás por qué). Y, de paso, fundó Bye Bye Ansiedad, un proyecto para ayudar a otros a superar esta patología a través de cursos presenciales y online. Hay psicólogos, psiquiatras, neurocientíficos, biólogos, filósofos, médicos y terapeutas que ayudan a entender por qué tenemos ansiedad, cómo trabajar la sintomatología y cómo cambiar nuestra manera de pensar y de afrontarnos a las situaciones. Porque a una patología de múltiples causas hay que atacarla desde diversos frentes.

ferran-cases
Ferran Cases, autor de 'El pequeño libro de la ansiedad'

Ahora, Ferran Cases ha publicado 'El pequeño libro de la ansiedad' (Booket), en el que nos enseña, a través de un camino ascendente de 35 escalones, el método con el que consiguió deshacerse de ese incómodo compañero de vida.

"La ansiedad es un mecanismo natural del cuerpo que ha hecho que sobrevivamos hasta el día de hoy. Nos avisa de que algo es peligroso y nos hace reaccionar en consecuencia. Pero la sufrimos porque malinterpretamos nuestra propia realidad", explica Cases. Por ejemplo, ante un coche que se nos echa encima en la calle, el cuerpo desencadena una reacción para calentarse y emprender la huida. El problema surge cuando esa respuesta aparece en cualquier situación diaria, incluso en momentos en los que no hay un peligro tangible, como puede ser los nervios ante una entrevista de trabajo. El cerebro reacciona en ese momento de la misma manera que si estuviera ante un coche que se nos abalanza. Entonces se produce un cortocircuito: no hemos huido ni atacado, pero el cuerpo continúa con los síntomas. Ahí aparece el ataque de pánico. Por eso, Casses advierte de que hay que diferenciar entre sentir un poco de estrés por un peligro real y la ansiedad patológica.

portada_el-pequeno-libro-de-la-ansiedad_ferran-cases_202011241204

El método de 35 escalones que propone Ferran Cases sirve para reducir esta última y se basa en hábitos sencillos, desde cuidar el cuerpo al autoconocimiento. Eso sí, hay que conseguir incorporarlos a nuestro día a día. "El 85% de las cosas que hacemos todos los días son hábitos. Nuestro cerebro las hace de forma automatizada para no gastar energía. El objetivo es coger todas estas herramientas que propongo y convertirlas en hábitos para que nuestro cerebro las haga de forma automática", explica el autor.

Entre los 35 escalones de su método, Cases propone algunas pautas cotidianas sencillas que funcionan para mantener a raya la ansiedad:

- Practica hábitos de vida saludables. Para rebajar los síntomas de la ansiedad, es imprescindible dormir bien y una alimentación sana. "Todos sabemos que si tomamos bebidas energéticas o cinco cafés al día, mi ansiedad aumenta", explica. Además, practicar deportes como el yoga, el tai chi o el qi gong van muy bien para trabajar el sistema nervioso.

- Respira. Pero hazlo bien. "De la misma manera que el cerebro envía una señal al cuerpo e hiperventila para acelerar la acción de huida o ataque, aprendiendo a respirar mandamos una señal de respuesta al cerebro para decirle que lo que ocurre no es nada grave", explica Cases. En su libro explica que la respiración que imita al bostezo reduce de forma eficaz la sintomatología de la ansiedad.

- Practica la meditación. "Los estudios encefalográficos han demostrado que funciona", asegura el autor. Esta práctica milenaria nos lleva a la paz y a ser más felices. Debemos incorporar la meditación a nuestros hábitos diarios: "Es importante para no tener todo el tiempo esa vocecita preocupada en la cabeza".

- Usa bien las pantallas. Depende mucho del momento del día y cada uno debe adaptar este hábito a sus circunstancias. Según explica Cases, nuestra glándula pineal, que es la que se encarga de saber si es de día o de noche, se estimula con la luz azul de las pantallas. "Más que eliminarlas, yo recomendaría hacer un buen uso de ellas. Si me voy a dormir de aquí a una hora, a lo mejor es un buen hábito poner el móvil en modo avión, coger un libro y leer un poco", recomienda.

- Madruga. "Cuando no había luz artificial, ¿qué hacía la gente? Se levantaba cuando salía el sol y se acostaba cuando se iba. Yo voy un poco en ese sentido: cuando madrugas estás un poco más en armonía con la naturaleza", explica Cases. Aunque él se levanta a las 5.30 h, este hábito también debemos adaptarlo a nuestras circunstancias. Con la casa en silencio, es el momento de dedicarte tiempo a ti mismo y practicar una rutina de veinte minutos de ejercicio, meditación y yoga. "Por la noche, si estamos cansados, tendemos mucho más a la apatía", aclara.

- Deja de acumular cosas. "Esto está sacado de la cultura zen. Los budistas llaman 'ruido mental' a tener muchas cosas", dice Cases. Tener la casa llena de objetos molesta al cerebro. "A los que sufrimos ansiedad, no tener todo por todas partes tranquiliza mucho".

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS