Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Megan Rapinoe. Crédito: Getty.

Cómo Megan Rapinoe y Priyanka Chopra pueden redefinir lo 'sexy' y salvar a Victoria's Secret de sus icónicos (y sexistas) ángeles

Con una campaña radical de 'rebranding', la famosa marca de lencería pretende pasar página de una cultura problemática, sexista y estereotipada de la belleza femenina. Megan Rapinoe y Priyanka Chopra serán las estrellas de una nueva imagen comercial en la que los ángeles ya no tienen cabida.

Ixone Díaz.

Era un clásico pre-navideño: un espectáculo de melenas al viento, estómagos planos, piernas interminables, tacones imposibles, escotes generosos y música estridente con las modelos más famosas del mundo sobre la pasarela. Pero, en los últimos años y producto de los ecos del #MeToo, los ángeles de Victoria's Secret y su famoso desfile anual habían perdido fuelle hasta, finalmente, perder su razón de ser. Ahora, la famosa marca de lencería acaba de presentar una agresiva campaña de 'rebranding' destinada a recuperar a la clientela perdida. Megan Rapinoeque recientemente publicada sus memorias, y la actriz india Priyanka Chopra encabezarán la nueva imagen estratégica de la marca, en la que la diversidad será la nueva piedra filosofal.

Sin embargo, la epifanía no ha sido casual, sino producto de un rosario interminable de escándalos. Desde casos de apropiación cultural y transfobia a acusaciones de acoso y abusos sexuales por parte de algunos ejecutivos a las modelos de la marca, pero también de la preocupante relación del antiguo propietario de la empresa, Leslie Wexner, con Jeffrey Epstein. Eso explica que, en los últimos años, algunas de sus modelos más icónicas, como Karlie Kloss, Adriana Lima, Gisele Bündchen, Heidi Klum o Miranda Kerr, hayan ido colgando, poco a poco, las alas.

Parte del problema era una cultura empresarial misógina en la que las mujeres eran tratadas como objetos, pero también una ropa interior diseñada, paradójicamente, para ellos. "Tenemos que dejar de pensar en lo que los hombres quieren y empezar a pensar lo que quieren las mujeres", explicaba Martin Waters, CEO de la compañía, al New York Times hace solo unos días. Pero también la perpetuación de un estereotipo de belleza femenina inalcanzable y terriblemente frustrante para el común de las mortales. Todo eso se tradujo en terribles pérdidas: mientras cientos de sus tiendan echaban la persiana, el valor de sus acciones se desplomaba en los mercados y hasta su evento más icónico dejaba de emitirse en directo por televisión.

Por eso, la estrategia de 'rebranding', maquinada por una nueva dirección ejecutiva, era una cuestión de pura supervivencia para la marca. Y el giro no es meramente estético, sino más bien radical. En primer lugar, porque la compañía ha escogido como embajadoras a un grupo de mujeres conocidas, ante todo, por sus méritos profesionales y por ser ejemplos de empoderamiento femenino. Mujeres como la propia Rapinoe, futbolista y activista LGTBI, o la estrella india y empresaria Priyanka Chopra, pero también la esquiadora acrobática Eileen Gu o la modelo de tallas grandes y activista por la positividad corporal Paloma Elsesser. Aunque protagonizarán las clásicas campañas y promocionarán la marca a través de sus redes sociales, no serán simples modelos, sino consejeras creativas de la marca. La diferencia es significativa.

Aunque Rapinoe ha recibido críticas furibundas por aceptar la propuesta de la casa de lencería, la futbolista ha defendido su decisión en Instagram: "Estoy emocionada y lista para colaborar con @VictoriasSecret como parte de #TheVSCollective, mujeres a las que admiro y que son iconos de nuestro tiempo. Espero trabajar con ellas para demostrar a TODAS las mujeres su belleza y poder individual y colectivo". El reto no es sencillo, pero si alguien puede ayudar a erradicar estereotipos y redefinir lo que significa ser sexy en 2021, desde luego es ella.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS