Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Maria Pevchikh. Foto: Getty

Maria Pevchikh: la mano derecha de Alexei Navalny y enemiga pública de Vladímir Putin

La lista negra de Vladimir Putin es infinita. Pero tiene un hueco para Maria Pevchikh, mano derecha del opositor Alexei Navalny. Ahora estrena el documental 'El hombre al que Putin no pudo matar', para llamar la atención sobre la situación del preso político más famoso del mundo.

Maria Pevchikh es una de las mujeres que figura, sin duda, en la lista negra de Vladimir Putin. Para ser objetivo de los servicios secretos rusos le bastó convertirse en la mano derecha del millonario Alexei Navalny, víctima de un intento de asesinato (por envenenamiento) y ahora encarcelado como opositor al régimen autocrático del líder ruso. Pevchikh, de 34 años, estuvo en primera fila cuando sucedió todo, en agosto de 2020. Le vio colapsar en el avión que le llevaba de Tomsk A Moscú, recogió en la habitación de hotel del magnate las pruebas del delito y presenció cómo Navalny hizo confesar todo el plan mortal a uno de sus asesinos. Sencillamente, le llamó por teléfono y se hizo pasar por un alto cargo del Consejo de Seguridad ruso. El matón lo cantó todo.

Esta es una de las escenas cumbre de 'El hombre al que Putin no pudo matar', el documental que María Pevchikh promociona ahora por todo el mundo en calidad de jefa de investigación de la Fundación Anticorrupción de Navalny y cabeza visible del canal de YouTube Popular Politics. "A veces formas parte de acontecimientos sencillamente porque estás ahí, aunque aún ahora no me termine de creer que todo aquello haya ocurrido", dice Pevchikh. "Todo fue surrealista. Hicimos la llamada solo para reírnos un poco de los envenenadores, para confrontarles. Jamás pensamos que uno de ellos podría hablar. Fue un shock". En el documental, Alexei Navalny exclama: "¡Pero qué…! ¡Qué estupidez! Si quieres matar a alguien ¿por qué no le disparas?".

"Hicimos la llamada para reírnos  de los envenenadores. Jamás pensamos que uno de ellos podría hablar".

Para la mujer al mando de la estrategia y las comunicaciones de Alexei Navalny, el documental es un recordatorio de que existe una alternativa a Vladimir Putin, esperando en un confinamiento carcelario. Frente al rígido autócrata con resabios de la KGB, un hombre afable y de ideas progresistas, al que le gusta jugar a Call of Duty y ver los dibujos animados ‘Rick y Morty’. "Putin puede haber desaparecido mañana", sostiene María Pevchikh. "Por eso es tan apasionante la política rusa. Todo puede cambiar de la noche a la mañana. De un día para otro, Rusia puede ser un país totalmente diferente". Es terriblemente injusto, pero la injusta invasión de Ucrania es el río revuelto en el que pescan los aspirantes a relevar a Putin. Pevchikh ya tira la caña para Navalny.

"Espero que este documental vuelva a llamar la atención sobre Alexei. Él es, probablemente, el preso político más famoso del mundo. El gobierno ruso, como ha quedado demostrado, ya ha intentado matarle y ahora le tiene prisionero y su vida corre gran peligro". Efectivamente, Navalny volvió a Rusia en 2021, en cuanto se recuperó del intento de asesinato mediante un agente tóxico llamado Novichok, e inmediatamente fue enviado a un campo de trabajo, sin contacto con otros prisioneros y con posibilidad de ver a su mujer, Yulia, solo una vez cada dos meses. "Será liberado el día que Putin se vaya. Y el plan es que se convierta en presidente. Ese es el plan".

TE INTERESA

NO TE PIERDAS