Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

10, Febrero, 2022

Crédito: Getty.

Kris Jenner: de auxiliar de vuelo a empresaria de éxito (sin estudios) que ha generado una fortuna familiar valorada en 2.450 millones

Sin formación académica, Kris Jenner es una de las productoras y mánagers más respetadas (y ricas) de Hollywood. Solo ella ha conseguido monetizar las relaciones familiares convirtiendo a cada una de sus hijas en auténticos iconos culturales que ingresan cientos de millones de dólares.

Carmen Raya

Tiene 66 años y no solo ha convertido a su familia en el clan más poderoso, multimillonario y mediático del mundo, sino que su figura empresarial y personal ha dado forma a un nuevo término que lo dice todo: momager [un híbrido entre la palabra mom (mamá) y manager]. Educada, elegante, inteligente y con un don innato para los negocios, Kris Jenner ha posicionado a todas y cada una de sus hijas (cinco, nada menos) como iconos de estilo y embajadoras de la nueva cultura digital liderada por Instagram y Tiktok, donde todas ellas se cuelan un año detrás de otro en los ranking de las más seguidas.

Forbes estima que la fortuna familiar asciende a un total de 2.450 millones de dólares, repartidos en 1.400 para Kim Kardashian, 700 para Kylie Jenner, 190 para Kris, 65 para Kourtney Kardashian, 50 para Khloé Kardashian y 45 para Kendall Jenner. El único hijo varón de Kris, Robert Kardashian, también cuenta con negocios apoyados y dirigidos por su madre, pero de este no se tienen datos ya que se apartó de la vida pública hace años debido a problemas de salud.

Pero... ¿qué estudió Kris Jenner?

Esta es una de las búsquedas más repetidas en Google ya que muchos se preguntan cómo la matriarca de las Kardashian ha conseguido construir un imperio que, no nos engañemos, se basa en comercializar la vida privada de su familia. Sorprendentemente, o no tanto, Kris Jenner nunca pisó una universidad, como otros tantos millonarios que forjaron su éxito sobre dos pilares: ideas novedosas (que no brillantes) y una agenda de contactos privilegiada.

Aunque muchos consideran a Kris Jenner una empresaria de 'segunda' por no haberse formado para triunfar, lo cierto es que sí estudió, pero no empresariales ni administración ni dirección de empresas. Con 21 años, Kris se sacó el título de auxiliar de vuelo y trabajó como tal durante un año en 1976. Fue entonces cuando conoció a su primer marido, el prestigioso abogado Robert Kardashian. Junto a él tuvo a sus cuatro primeros hijos: Kourtney, Khloé, Kim y Robert Jr. Kardashian.

Durante los trece años que permanecieron casados, la intensa vida social de la pareja y el hecho de que Robert Kardashian fuese uno de los letrados más prestigiosas de Los Ángeles (fue unos de los abogados de O.J. Simpson), le permitió cultivar una agenda de contactos que más tarde le abriría las puertas para vender una idea que, a día de hoy, es la base de todo su éxito: el reality familiar Keeping Up With the Kardashians.

Su vida es su negocio

En 1991, tras divorciarse de Robert, Kris comenzó una relación con el deportista olímpico Bruce Jenner (ahora Caitlyn Jenner) y amplió su descendencia. De este matrimonio (que se rompió en 2015) nacieron Kendall y Kylie Jenner. "Tenía tres hijas mayores, dos pequeñas y un varón. Ocurrían un montón de cosas en mi casa y me di cuenta de que estaba viviendo mi propio reality, así que decidí venderlo. Las historias surgirían solas, no tendría que inventarlas", aseguró Kris en una de las primeras entrevistas que concedió tras la emisión de la primera temporada de Keeping Up With the Kardashians, allá por octubre de 2007.

Para vender la idea solo tuvo que levantar el teléfono (benditos contactos) y concertar una cita con Ryan Seacrest, productor especializado en contenidos audiovisuales de entretenimiento de la cadena E!. Una reunión bastó (dicen que Kris es una vendedora nata) para que el proyecto fuese aprobado y la matriarca montase su propia productora, Jenner Communications, y comenzase a ejercer de productora ejecutiva del reality familiar.

Eso, en términos empresariales, significa que ella siempre ha controlado el producto, la imagen de su familia y a sus hijas. Todo tiene que ser aprobado por ella y, como buena mánager, se lleva el 10% de todos los contratos que consigue para ellas. Porque aunque sus negocios son su familia, en lo que a comisiones respecta no hay lazos de sangre que valgan.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS