Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Kamala Harris. Foto: Getty.

Las finanzas de Kamala Harris: cuánto gana (y cuánto tiene) la mujer más poderosa de Estados Unidos

El segundo despacho más influyente de Washington está bien pagado, pero la cuenta corriente de Kamala Harris ya estaba saneada antes de convertirse en vicepresidenta. Analizamos las finanzas y el patrimonio de la mujer que un día podría convertirse en la primera mujer en ocupar al Despacho Oval.

Ixone Díaz

Suele decirse que solo los millonarios pueden aspirar a la Casa Blanca. Y algo de cierto hay en eso. En diciembre de 2019, cuando Kamala Harris abandonó la campaña de las primarias y dejó el camino libre para que Joe Biden se convirtiera en el candidato demócrata, lo hizo argumentando que, sencillamente, no podía costear una campaña presidencial. "No tenemos los recursos económicos para continuar. No soy multimillonaria. No puedo financiar mi propia campaña". No mentía (porque efectivamente no es multimillonaria), pero tampoco decía toda la verdad. Según Forbes, la fortuna personal de Harris, que ya ha superado sus primeros 100 días como vicepresidenta de Estados Unidos, podría alcanzar la nada desdeñable cifra de siete millones de dólares. 

De hecho, solo en 2020, ella y su marido, Doug Emhoff, declararon unos ingresos conjuntos de 1.695.225 dólares, pagaron 621.893 dólares en impuestos y donaron 27.000 dólares a organizaciones benéficas, según la declaración de la renta hecha pública por el matrimonio. En los seis últimos años, la pareja ha rondado siempre los dos millones de dólares de ingresos gracias, sobre todo, al lucrativo trabajo de Emhoff como abogado de entretenimiento en un prestigioso despacho de Los Ángeles, puesto al que renunció cuando Harris fue nombrada vicepresidenta.

Pero, ¿cómo se desgranan sus ganancias? Para empezar, está su sueldo. Harris gana un salario bruto de 235.100 dólares al año por ocupar la vicepresidencia de Estados Unidos. Que no incluye ni el alojamiento (la VP y su familia residen con todos los gastos pagados en el número 1 de One Observatory Circle) ni los 100.000 dólares al año en concepto de gastos asociados a su labor de representación.

Harris percibe un sueldo de 235.100 dólares al año como vicepresidenta de Estados Unidos.

Pero la demócrata siempre ha tenido buenos salarios. Primero, como fiscal del distrito de San Francisco, después como fiscal general de California y más tarde como senadora, puesto en el que ingresaba un sueldo anual de 174.000 dólares al año. Y eso no es todo. En todos esos años, Harris generó una pensión valorada en más de un millón de dólares, que empezará a cobrar cuando se jubile.

Pero, además, la vicepresidenta percibe ingresos por los tres libros que ha publicado hasta la fecha. Solo en 2019, sus memorias, The Truths We Hold: An American Journey, le reportaron unas ganancias de 320.000 dólares.  Y todo eso sin contar sus propiedades inmobiliarias. Harris y Emhoff son dueños de tres casas: una en Los Ángeles, otra en Washington DC y otra más en San Francisco, valoradas en más de cinco millones de dólares.

Además, sus finanzas solo pueden mejorar a partir de ahora. A menudo, ser ex vicepresidente de Estados Unidos es un negocio mucho más lucrativo que ocupar el despacho oficial. Según Forbes, Mike Pence, VP de Donald Trump, ha cerrado un acuerdo de entre 3 y 4 millones de dólares por escribir sus memorias y el propio Joe Biden ingresó 17 millones de dólares en los cuatro años posteriores a ocupar la vicepresidencia entre conferencias y contratos editoriales.

Si, en cambio, Harris consigue algún día ocupar el Despacho Oval, las perspectivas económicas son aún mejores. El sueldo del inquilino de la Casa Blanca asciende a 400.000 euros anuales. Una razón más para querer hacer historia y convertirse en la primera mujer al frente del gobierno de Estados Unidos.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS