Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Francoise Gilot en una imagen de 1982. Foto: Getty

Françoise Gilot: la 'it girl' centenaria que abandonó a Picasso y arrasa en las subastas de arte

En noviembre, Françoise Gilot cumplió 100 años convertida en una 'influencer'. La obra de la pintora, que fue amante de Picasso durante una década y estuvo casada con el científico Jonas Salk, vive un momento tan efervescente como su propia vida.

Ixone Díaz

Sus cuadros están expuestos en museos como el Met y el MoMA de Nueva York o el Centre Pompidou de París y, en los últimos años, su obra se ha convertido en un pequeño fenómeno en el circuito de las subastas de arte y el coleccionismo. Por eso, el New York Times decía hace unos días de ella que es una 'it girl'. Una 'it girl' que, eso sí, cumplió 100 años en noviembre. Aunque Françoise  Gilot también pasará a la historia por ser la única mujer que abandonó a Picasso, ella siempre ha sido mucho más que eso. Ahora su obra, como la de otras pintoras de su generación como Lee Krasner, Alice Nell o Georgia O'Keeffe, por fin recibe el reconocimiento y la visibilidad que merece.

Criada en una familia francesa burguesa y acomodada, Gilot conoció a Picasso en 1943. Ella tenía 21 años, había dejado la carrera de Derecho y daba sus primeros pasos como artista después de pasar por la escuela de arte; él había cumplido 61 y era un genio consagrado y una de las personas más famosas del mundo. Se conocieron en un restaurante parisino. Picasso estaba allí con su amante, Dora Maar. El pintor se acercó a su mesa con un cuenco de cerezas. Cuando Gilot, que compartía comida con una amiga, le dijo que era pintora, Picasso contestó: "Es lo más gracioso que he escuchado en todo el día. Yo también soy pintor".

Iniciaron una relación que ella ha definido como física e intelectual, conversaban durante horas y Gilot se encargaba de llevar las cuentas del artista, pero que según la pintora nunca fue sentimental. Durante aquellos años, Gilot se relacionó con los artistas del círculo de Picasso como Chagall, Braque, Giacometti o Matisse, al que admirada y con el que desarrolló una amistad profunda. 

Aunque tuvieron dos hijos, Gilot ha definido su relación con Picasso como física e intelectual, pero no sentimental

Cuando nacieron sus dos hijos, Claude y Paloma, la dinámica entre ella y Picasso cambió de manera radical. Aunque el pintor podía ser tierno, también era extremadamente cruel, dominante y, en ocasiones, rozaba los comportamientos violentos. Tampoco escondía sus otras relaciones sentimentales. Y en 1953, Gilot decidió dejarle. "Nadie deja a un hombre como yo", le advirtió el pintor. "Espera y verás", le contestó ella. Efectivamente, Gilot fue la única mujer que dejó al genio. 

Picasso se cobró su venganza tratando de hundir su carrera como artista, pero no lo consiguió. Después de casarse con el pintor Luc Simon, con el que tuvo una hija, Gilot volvió a pasar por el altar con el virólogo Jonas Salk, inventor de la vacuna contra la poliomielitis. Permanecieron juntos hasta la muerte de Salk en 1995. Gilot reside ahora entre su apartamento en el Upper West Side de Manhattan y Francia. Y su obra, en la que abundan los autorretratos, los paisajes y la naturaleza muerte y que está plagada de simbolismos, se ha revalorizado de manera exponencial en la última década.

El año pasado, su cuadro 'Paloma à la Guitare', un retrato de su hija de 1965, fue subastado por  Sotheby’s y alcanzó 1,3 millones de dólares. En noviembre, la obra abstracta 'Living Forest' se vendió por el mismo precio. Con varias muestras retrospectivas en Francia, Hungría y Estados Unidos el interés por su obra ha crecido al mismo ritmo que el valor de sus pinturas.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS