Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Si gana su tercer Oscar, empataría con Meryl Streep y se quedaría a uno del récord de Katharine Hepburn. Foto: Getty.

El milagro de Frances McDormand: cómo conquistar Hollywood (y aspirar a su tercer Oscar) siendo una estrella insumisa

El domingo podría ganar su tercer Oscar y hacer historia si, además, se lleva el de Mejor Película por su papel como productora en 'Nomadland'. Aunque el auténtico éxito de Frances McDormand es haberlo conseguido sin aceptar las reglas de la industria. Y siendo una de las actrices más esquivas de Hollywood.

Ixone Díaz

Las quinielas de la prensa especializada norteamericana son prácticamente unánimes: Frances McDormand es la favorita para llevarse el Oscar a la mejor interpretación femenina el próximo domingo. Y sería el tercero para ella. Para lograrlo, tendrá que imponerse a Carey Mulligan (preferida de las casas de apuestas), Viola Davis (que lleva una década haciendo méritos para ganar la estatuilla y todavía no lo ha conseguido), Andra Day y Vanessa Kirby. Si lo consigue, empataría en premios con Meryl Streep y se quedaría a uno del récord histórico de Katharine Hepburn. También podría hacer historia por conquistar su tercera estatuilla (ya ganó por 'Fargo' y 'Tres anuncios a las afueras'), pero también su primer Oscar como productora si 'Nomadland' se lleva el premio Mejor Película, como es más que previsible.

Y pese a todo, está por ver si la actriz asistirá, al menos de manera virtual, a la gala. En los últimos Globos de Oro, su ausencia fue sonada. Aunque, en realidad, McDormand solo fue fiel a sí misma. Esquiva como pocas, la etiqueta de anti-estrella siempre se le ha quedado corta. Al estilo de Daniel Day-Lewis, McDormand ha conseguido conquistar Hollywood negándose a aceptar las normas de la industria a la que pertenece.

Su propia historia personal desafía las convenciones. Nacida en Gibson, Illinois, en 1957, cuando tenía un año y medio fue adoptada por un matrimonio de profundas creencias religiosas y aunque siendo una adolescente tuvo la oportunidad de conocer a su madre biológica, no quiso hacerlo. Después de estudiar interpretación en Yale, debutó en el cine en 1984 en la película 'Blood Simple', una de las primeras cintas de los hermanos Coen. Ella y Joel Coen se casaron ese mismo año y en 1995 adoptaron a Pedro, un niño nacido en Paraguay. McDormand ha sido la protagonista en seis de las películas de su marido y su cuñado.

Las reglas de la industria nunca se le han aplicado: se niega a usar maquillaje, suele llevar el pelo corto, canoso y sin arreglar y siempre ha criticado con vehemencia el uso y abuso de la cirugía estética por parte de sus compañeras de gremio. No participa en eventos con la prensa, concede contadísimas entrevistas, evita las alfombras rojas y no se presta a las habituales campañas de los Oscar, que obligan a los nominados a encadenar entrevistas, programas de televisión y eventos promocionales durante meses. Ni si quiera acepta hacerse selfies con sus fans.

Comprometida desde siempre con la igualdad de género, su discurso ya era feminista mucho antes de que estuviera de moda. De hecho, cuando ganó su primer Oscar en 1997, en su discurso dio las gracias a los productores que "tomaban decisiones de casting basadas en las cualificaciones y no en el valor de mercado". O lo que es lo mismo: en el talento en lugar de en la apariencia física. Hace un par de años, en una de las últimas entrevistas que ha concedido, le contó al New York Times: "Siempre era demasiado vieja, demasiado joven, demasiado gorda, demasiado delgada, demasiado alta, demasiado baja, demasiado rubia o demasiado morena. Pero en algún momento, siempre necesitaban a la otra. Así que yo me especialicé en ser la otra". Gracias a ese talento, ha desafiado los estereotipos asociados a la maternidad y la feminidad durante casi tres décadas.

Como el propio Day-Lewis, McDormand hace pocas películas y es terriblemente selectiva con los proyectos que acepta. Además, desde que a los 14 años interpretó a Lady Macbeth en el colegio, nunca ha dejado de hacer teatro. El domingo, además, podría hacer historia. Habrá que ver si decide estar presente para protagonizar el gran momento.

 

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS