Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

El mayor peso de la conciliación recae sobre las mujeres durante el confinamiento.

Pantallas, deberes y madrugones: así es la conciliación real para las mujeres durante el confinamiento

Teletrabajo, niños pequeños y estrés, mucho estrés. Esa es la ecuación fatal de la conciliación durante el confinamiento para la mayoría de las mujeres, según un estudio de la Universidad de Valencia.

La conciliación de la vida familiar y laboral durante el confinamiento se ha convertido en una trampa para muchas mujeres. No solo tienen que lidiar con el trabajo desde casa, sino que deben estar pendientes de los hijos y sus tareas escolares. Y, a veces, hasta se ven obligadas a facilitar el teletrabajo de sus parejas. ¿El resultado? Muchas mujeres tienen la sensación de que trabajan sin descanso desde que se levantan hasta que se acuestan.

Estas son algunas de las conclusiones de un estudio que ha puesto en marcha la Universidad de Valencia. El proyecto ha sido iniciativa de Cristina Benlloch y Empar Aguado, profesoras del Departamento de Sociología y Antropología Social de la Universitat de València, y de la politóloga y jurista Anna Aguado. Para saber cómo ha afectado el confinamiento a las mujeres que tienen hijos pequeños y además están teletrabajando, las expertas están llevando a cabo una encuesta telefónica en profundidad a mujeres que cumplen con este perfil. Además, han lanzado un cuestionario online que todavía sigue abierto aquí.

"Es habitual por parte de las madres teletrabajar durante la madrugada", dicen las autoras del estudio.

Es un ejemplo más de que la pandemia está golpeando más duramente a las mujeres. Un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguraba que las mujeres tienen más riesgo de pobreza y de contagio durante la crisis sanitaria del coronavirus.

Conclusiones preliminares

Aunque el estudio aún está en elaboración, las expertas ya han publicado algunas conclusiones preliminares en la web de divulgación científica The Conversation. Entre ellas, destaca que son las mujeres principalmente las que se encargan de cuidar de los niños en edad escolar y del seguimiento de las tareas de la escuela, lo que añade ansiedad a la jornada diaria, ya que ocurre mientras ellas mismas teletrabajan. Además, si sus parejas tienen un horario rígido, las mujeres se ven en la obligación de facilitar el teletrabajo de ellos.

El estudio también señala que si ellas tienen flexibilidad laboral, no dudan en restarle horas al sueño para poder llegar a todo. "Es habitual por parte de las madres teletrabajar durante la madrugada, bien sea retrasando el momento de ir a la cama o levantándose antes que el resto de los miembros de la familia", han explicado las investigadoras en The Conversation.

Para conseguir este malabarismo, según la investigación de la Universidad de Valencia, las pantallas digitales se han convertido en "un perverso recurso" de los padres para poder realizar la jornada de trabajo sin interrupciones. Los progenitores no dudan en "enchufar" a los más pequeños a la televisión, el ordenador o la tablet para poder teletrabajar.

La investigación, eso sí, asegura que durante el confinamiento muchos hombres se han lanzado a hacer tareas domésticas que antes no realizaban. Ahora, poner la lavadora, cocinar o ir a la compra no tiene secretos para ellos.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS