Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Maria Zakharova, Directora del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia.

El ejército con pintalabios rojo de Putin: así son las mujeres que lideran la guerra propagandística de Rusia

Su trabajo es que la versión oficial del gobierno de Vladímir Putin sobre la guerra en Ucrania prevalezca por encima de la verdad. Las clónicas Maria Zakharova, Maria Burina y Valentina Matviyenko, tres altos cargos del gobierno ruso, son el rostro de la guerra propagandística orquestada por el Kremlin.

Elena de los Ríos

En la invasión de Rusia a Ucrania, el combate sobre el terreno aparece como la medida más cruel posible de un autócrata, Vladimir Putin, contra una ciudadanía que fue, no hace tanto, hermana. Más allá de las balas transcurre otra batalla igualmente decisiva: la de la opinión pública. El presidente ruso necesita un mínimo respaldo de la población a un ataque que va a tener consecuencias graves para la población, algo que solo puede asegurarse con un control estricto sobre medios de comunicación y redes sociales. En ellos opera el llamado "ejército del pintalabios rojo", un grupo de glamurosas mujeres, altos cargos del gobierno Putin, encargadas de que no se escuche ninguna versión que no sea la oficial.

Rubias, a la última moda y seductoramente maquilladas con el clásico lipstick rojo, las mujeres de este ejército propagandístico parecen clones. Además de parecer hermanas gemelas, Maria Zakharova, Maria Burina y Valentina Matviyenko mantienen la misma actitud gélida ante las trágicas imágenes de muerte y bombardeos. Ni las crónicas de mujeres embarazadas heridas o fallecidas las conmueven. Zakharova es la directora de comunicación y prensa del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso y la inescrutable portavoz de Putin. Califica las crudas imágenes de ucranianas heridas "terrorismo informativo" y "noticias falsas". De hecho, asegura que Ucrania estaba desarrollando armas biológicas antes de la invasión.

Cada aparición de Maria Zakharova en la televisión rusa es seguida por millones de telespectadores dentro del país y a través de YouTube. De hecho, se explica en un fluido inglés, como si fuera una influencer con expectativas globales, solo que su "producto" es la guerra. Zakharova ha sido comparada con Kellyanne Conway, la también rubia asesora de Donald Trump era la encargada de justificar los "hechos alternativos" en los que basaba sus políticas el expresidente estadounidense. Antes, la ya retirada Ri Chun-hee, una presentadora de televisión apodada ‘Pink Lady’ por vestir siempre de rosa, era la seductora encargada de informar sobre el amado líder coreano y sus amenazas nucleares.

La elección de mujeres físicamente atractivas para hacer llegar tóxicas versiones oficiales a la población parece ser un rasgo machista más típico de los mandatarios testosterónicos, dictadores, autócratas o ultras. Maria Butina, diputada en la Duma  y antes espía en el Reino Unido, otra importante propagandista de Putin, declaró a la BBC británica que los ucranianos se estaban bombardeando a sí mismos.

Y Valentina Matviyenko, senadora y gobernadora, ha asegurado que la "operación militar" de Rusia en Ucrania es la única manera de "impedir una guerra civil". Mark Galeotti, profesor especializado en Rusia en el University College de Londres, sostiene que Putin sabía que un ejército de trajes grises no funcionarían como propagandistas, mientras que "las Zakharovas conseguirían la atención de todo el mundo".

TE INTERESA

NO TE PIERDAS