Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

13, Agosto, 2021

Montaje. Neftlix.

Del sexo oral con banda sonora al confinamiento cómico: el triunfo de los musicales bizarros

Películas, series y especiales de comedia cambian los códigos de los musicales al mezclarlos con sarcasmo, sexo e incluso parodias a los musicales clásicos.

Marita Alonso.

Cuando Anette se presentó en el Festival de Cannes, no es difícil imaginar la cara de estupefacción de los que vieron la película, un musical en el que Adam Driver y Marion Cotillard protagonizan una suerte de oda videoartística de La La Land en la que únicamente se canta. No hay diálogos, tan solo una hipérbole musical capaz de hastiar a muchos.

Si tenemos en cuenta que la francesa interpreta a una diva de la ópera y que Driver da vida a un cómico cuyo repertorio está repleto de misoginia, y que la extraña pareja (a la que en la película,  el medio "Showbizz News" se refiere como “La bella y el bastardo”) tienen a una niña de madera llamada Anette, definitivamente este musical es más cercano a las peores pesadillas de un fan de Cats que a un amante de Sonrisas y Lágrimas.

Marion Cotillard ha declarado que las canciones las grabaron en el set mientras actuaban, no en un estudio. "Esto añadió complejidad a la grabación, porque nos encontramos de repente cantando en posiciones muy complicadas, como haciendo que practicábamos un cunnilingus", explica en una entrevista.

"Es raro que veamos a los personajes practicar sexo o hacer cosas triviales en las comedias musicales", ha comentado, y habrá quien, tras ver la película, ahora entienda bien por qué no lo hacen.

Por su parte la serie musical Schimagadoon!, producida por Universal Television y Broadway Video, es decir, por los creadores de Saturday Night Live, parodian el legendario musical de Broadway Brigadoon de la mano de una pareja que durante un viaje a la montaña termina en un mágico (y surreal) pueblo que vive en un musical de los años 40.

Sus capítulos rinden homenaje a musicales clásicos y dejan claro que vivimos un momento en el que la música es capaz de amansar a las fieras, pero también que las fieras quieren quedarse con la boca abierta de asombro.

Es muy posible que en Instagram te hayas topado con más de un story alabando Inside, un especial de comedia en clave musical de Bo Burnham. En él, el cómico y actor se encarga de escribir, actuar, grabar, dirigir y editar este aclamadísimo especial en el que habla con música y humor sobre diversos temas suscitados por el confinamiento, a medida que vemos cómo su barba y su estado físico denotan que realmente este curioso musical ha sido grabado durante el primer larguísimo confinamiento en su estudio de Los Ángeles.

En 2016 Bo dejó de actuar en directo porque el miedo escénico estaba haciendo mella en él. Hablamos de la era pre Simon Biles, por lo que el que una celebridad admitiera de forma pública sufrir cualquier trastorno de ansiedad o pánico escénico era impensable. Parece que el tiempo, el éxito y quizás las canciones han mitigado sus miedos, pues durante un fin de semana del mes de julio, Bo Burnham llevó Inside al teatro… Aunque sin él.

La experiencia, cuyas entradas volaron, consistía en ver el musical en una gran pantalla en el teatro rodeado de desconocidos, pues quizás ese sea el antídoto para superar la fatiga pandémica: estar rodeado de gente mientras suenan canciones repletas de ironía, mala leche y humor.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS