Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

Foto: Getty.

Cuatro trucos para encajar si consigues un trabajo nuevo y eres la recién llegada a la oficina

Estar cualificada para el puesto que acabas de ocupar es casi tan importante como saberte relacionar con tus nuevos compañeros. Los psicólogos de la plataforma ifeel han elaborado un método para que empieces con buen pie en tu nuevo trabajo. Descubre la regla de las cuatro 'p'.

Elena de los Ríos

Si no es tu primer destino laboral, probablemente tienes ya muy claro algo que las recién llegadas al mundo profesional no suelen considerar suficientemente: integrarse en el equipo, encontrar tu lugar en el mapa de relaciones preexistente, es casi tan importante como cumplir con las tareas o lograr tus objetivos. Sobre todo si tu profesión es competitiva, puede que nadie haya subrayado la importancia de encajar en el grupo. Sin embargo, si demuestras capacidad para el networking y un buen desempeño emocional siempre van a jugar a tu favor a la hora de asignaciones especiales o ascensos. ¿Perdida? Los psicólogos de la plataforma ifeel han elaborado un método para que empieces con buen pie. Lo llaman la regla de las cuatro 'P'.

1. Prudencia.

Como no conoces a tus nuevos compañeros ni sus relaciones y alianzas, lo más inteligente pasa por limitarse a observar y escuchar. Procura no opinar, a no ser que te pregunten directamente. Olvídate de preguntas indiscretas (tanto de hacerlas como de contestarlas) y no hagas comentarios negativos sobre otros compañeros en ningún caso.

2Protocolo.

Unos modales impecables y, en general, una buena educación es tu mejor carta de presentación, sobre todo en los primeros días. La cortesía será tu aliada cuando necesites respuestas a las mil y una preguntas que vas a necesitar hacer solo en tu primer mes.

3. Paciencia.

Familiarizarse con las personas, lugares y métodos de la nueva empresa requiere tiempo. Por eso, es importante tomarse un tiempo de adaptación hasta que tengamos la situación dominada. No trates de fingir que sabes cómo funciona todo y abre muy bien los ojos: obtendrás muchísima información sencillamente observando.

4. Participación.

Puede que sea la 'P' definitiva, porque para integrarse realmente en un equipo no solo se requiere ser una pieza efectiva del mismo, sino implicarse y conectar. Atenta a tu comportamiento en las reuniones: apoya siempre que puedas a tus colegas. Y no digas que no a ninguna invitación para tomar un café, salir a comer o acudir a un after work. No te limites a ser una espectadora de lo que ocurre a tu alrededor: participa.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS