Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

El productor Harvey Weinstein a la entrada de un tribunal de Nueva York. Foto: AFP.

Harvey Weinstein, condenado a 23 años de cárcel

El ex productor de Hollywood ha sido formalmente sentenciado por dos delitos sexuales contra Mimi Haley y Jessica Mann.

Harvey Weinstein ha sido condenado a 23 años de cárcel. El juez confirma así una sentencia clave para el movimiento Me Too, aunque la pena podría haber sido mayor. En febrero la deliberación del jurado le condenaba a unos cargos que podrían haber llevado al todopoderoso productor de Hollywood a pasar 25 años entre rejas. 

El 24 de febrero, un tribunal de Nueva York halló culpable a Weinstein de dos delitos sexuales: uno en primer grado sobre Mimi Haley, una ayudante de producción que trabajó con él, y otro en tercer grado sobre la actriz Jessica Mann. 

Sin embargo, el jurado exculpó a Harvey Weinstein de los tres delitos más graves de los que era acusado: uno de violación en primer grado sobre Mann y dos de ataque sexual depredador sobre la actriz Annabella Sciorra, lo que hubiese supuesto una condena máxima de cadena perpetua.

En la práctica, estos 23 años de cárcel suponen una cadena perpetua para Weinstein, que tiene 67 años y una enfermedad coronaria.

En la práctica, estos 23 años de cárcel suponen una cadena perpetua para Weinstein. El magnate tiene 67 años y sufre problemas coronarios. De hecho, tras conocer la decisión del jurado en febrero tuvo que ser ingresado por un dolor en el pecho y, una semana después, fue sometido a una operación quirúrgica. Además, Weinstein aún tiene por delante otro juicio en Los Ángeles por, presuntamente, agredir sexualmente a dos mujeres en 2013.

Sentencia clave para el Me Too

La sentencia es toda una victoria para el Me Too, el movimiento que destapó décadas de acoso sexual institucionalizado en Hollywood y que se ha ido extendiendo por todo el mundo. 

Aunque el hashtag #MeToo se utilizaba desde mucho antes, se convirtió en viral en octubre de 2017, cuando los periódicos The New York Times y The New Yorker publicaron dos reportajes en los que destapaban acusaciones de delitos sexuales contra el todopoderoso Harvey Weinstein. Decenas de mujeres rompieron su silencio; entre ellas, estrellas del firmamento de Hollywood como Cate Blanchett, Salma Hayek, Angelina Jolie o Gwineth Paltrow. Desde entonces, el Me Too ha puesto patas arriba la industria cinematográfica estadounidense, inundando de activismo cualquier alfombra roja. Los Óscar de este año son un buen ejemplo: se llenaron de mensajes feministas.

El Me Too se ha convertido en un grito mundial y muchas mujeres de todo el mundo han hecho suya la causa.

El Me Too se ha convertido en un grito mundial y muchas mujeres de todo el mundo han hecho suya la causa. El movimiento ha destapado otros casos de acoso sexual, como el que ha azotado al mundo del deporte en Francia, lo que se ha denominado el Me Too francés.

También ha supuesto el fin de la impunidad para otros hombres poderosos que han sido acusados de presunto acoso sexual. Es el caso del tenor Plácido Domingo, que se enfrenta a una cascada de cancelaciones de sus actuaciones. Además, la ola de indignación ha abierto el camino a cambios legislativos. El último, el Anteproyecto de Ley de Libertad Sexual que ha aprobado el Gobierno de España.

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS