Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

By WomenNow

7, Febrero, 2022

Crédito: Getty.

Cómo subirse a la ola de los NFT minimizando riesgos y evitando fraudes

Ante el crecimiento exponencial de los NFT, muchos inversores están apostando por este tipo de activos digitales, que van desde obras de arte hasta coleccionables. Se trata, eso sí, de un mercado desregulado y altamente especulativo que conviene explorar con precaución.

Elena de los Ríos

Cómo ya te hemos contado qué son los NFT y cómo funcionan, no repetiremos la especialísima configuración de estos activos digitales certificados. Nos interesa, ahora, profundizar un poco más en la oportunidad de invertir en estos tokens no fungibles (no sustituibles ni consumibles) y cómo llevarla a cabo, si nos interesara internarnos en este tipo de activos. En realidad, toda inversión que haga uso de la tecnología blockchain se encuentra, ahora mismo, en fase far west. Tanto es así, que la Comisión Nacional del Mercado de Valores acaba de intervenir por primera vez en este mercado.

El lucrativo far west

Desde el próximo febrero, supervisará las campañas masivas sobre criptomonedas y exigirá que adviertan lo siguiente: "La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido". No estamos, eso sí, ante un espejismo: los NFTs crece a un ritmo exponencial. Las estadísticas muestran que el mercado global de NFT ha crecido de 41 millones de dólares en 2018 a 338 millones de dólares en 2020. En 2020, hubo un 82 % más de transacciones NFT que en 2019. Y en 2021, el volumen total de ventas de NFT aumentó hasta alcanzar los 2.500 millones de dólares.

Ser coleccionista de arte, de objetos de diseño o amante de la cultura pop, deportiva o de los videojuegos puede ser un factor de posible éxito a la hora de invertir en NFT. Nuestra capacidad para valorar si nos encontramos ante un objeto digital de culto es clave a la hora de recuperar la inversión y obtener ganancias. Hablamos, claro, de una inversión a muy corto plazo, que es lo que ahora está moviendo a los inversores en este novísimo mercado. Se trata de apostar por un NFT cuando acaba de lanzarse, tras investigar que su contenido puede tener tirón masivo o de culto o que cuenta con una comunidad fan suficientemente grande como para hacer subir su precio.

Fraudes, plagios e imitaciones

Ahora mismo, el objetivo es comprar para vender, pues aún no está claro cómo pueden evolucionar en un futuro estos criptoactivos, que pueden explotar en una hipotética burbuja o, quién sabe, revalorizarse aún más. Algunos inversores y expertos en blockchain advierten de otro problema: las amplias posibilidades de copia e incluso de timos que se producen en el espacio digital. No solo se pueden falsificar los contratos de metadatos ERC721 que aseguran la autenticidad de cada pieza; también puede darse el caso de que aparezcan imitaciones y plagios de un NFT que no valdrían nada de nada.

El objetivo es comprar para vender, pues no está claro cómo evolucionarán estos activos en el futuro

Para comprar y vender NFT, lo primero que necesitas es un monedero de criptomonedas con soporte para Ethereum, que es la divisa basada en blockchain que soporta mayoritariamente estos criptoactivos. Deberás conectarlo a cualquiera de las plataformas de venta, donde podrás comprar por subasta o a un precio fijo. Uno de los marketplaces más grandes y populares es OpenSea, donde utilizan un tick azul para mostrar que un NFT está verificado (efectivamente no es un plagio o una copia). Es compatible con las blockchains Ethereum, Polygon y Klaytn y aloja más de 34 millones de NFT clasificados en docenas de categorías, que van desde arte digital hasta coleccionables, elementos de juegos, mundos virtuales y nombres de dominio.

OpenSea: 34 millones de NFTs a golpe de 'clic'

OpenSea exige una tarifa de registro, pero permite a los creadores acuñar NFT sin pagar ninguna tarifa de gas (una comisión variable que calcula el coste energético de operar), ya que el NFT no se transfiere a la blockchain hasta que se realiza la compra. Eso significa que se puede convertir un archivo digital en un NFT de forma gratuita y pagar la tarifa de gas cuando se venda el artículo. Eso sí: OpenSea obtiene un 2,5% de la venta después de que se haya realizado. Para los artículos de precio fijo, el comprador paga la tarifa y para los artículos subastados, es el vendedor el que se hace cargo. Otras plataformas de compra-venta son Rarible, Sorare, Minthana, SuperRare, Mintable, o Foundation.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS