Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

By WomenNow

13, Diciembre, 2021

Crédito: Getty.

Cómo comprar una casa sin sorpresas: guía práctica para adquisiciones inmobiliarias

Con la casa elegida y la hipoteca aprobada por el banco, todavía quedan muchos trámites para formalizar la compra de una vivienda. Los impuestos, gastos y advertencias que deberás tener en cuenta dependen, entre otras cosas, de si la casa es nueva o de segunda mano.

Elena de los Ríos

Comprar una casa es la decisión financiera más importante que la mayoría de las personas toman a lo largo de su vida. Con suerte, se puede repetir si adquirimos, además, una vivienda de vacaciones, cambiamos de casa o decidimos invertir los ahorros en propiedades inmobiliarias buscando la rentabilidad del mercado del alquiler. Conviene tener presente cada paso del proceso para que los imprevistos nos inquieten lo mínimo posible. Vamos a partir de un supuesto de salida al que le iremos sumando impuestos, gastos y algunas advertencias: tenemos ya localizada la casa que deseamos y, además, hemos gestionado la concesión de crédito con la entidad bancaria que más nos interesa. Veamos todo lo demás.

Si la vivienda es nueva, nos la entregarán en perfecto estado de revista y sin reparaciones ocultas. Sin embargo, si optamos por una casa de segunda mano, siempre es buena idea comprobar que la propiedad no tiene deudas pendientes, solicitando una nota simple al Registro de la Propiedad (te costará, aproximadamente, 9 euros). No dejes de chequear que tampoco quedan deudas pendientes con la comunidad de propietarios y que techos, ventanas, cañerías o instalación eléctrica están en las condiciones que se han acordado. Una vez consumada la compra, no podremos hacer nada para reclamar daños ocultos que nos supongan gastos extra.

Atención también al precio que acordamos con el vendedor, porque no será el precio final que tendremos que pagar por nuestra vivienda. A esa cantidad es necesario sumarle los impuestos, que en el caso de una vivienda nueva será el IVA: un 10% sobre el valor de la casa en la escritura pública (un 6,5% en Canarias y un 4% si es de protección oficial). 

Si la vivienda es de segunda mano, comprueba con la comunidad de propietarios que no haya ninguna deuda pendiente

Si, en cambio, la propiedad que adquieres es de segunda mano, tendrás que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), que varía según la comunidad autónoma y puede suponer entre un 6 y un 10% del valor de la casa. El IVA has de pagarlo inmediatamente, pero para el ITP tienes un plazo de 30 días a partir del otorgamiento de la escritura pública.

La compra de la vivienda termina con su inscripción en el Registro de la Propiedad, donde se formaliza el propio acto de inscripción, cuyo coste depende el precio de la vivienda y jamás podrá superar los 2.181 euros. Paralelamente, habrá que abonar el impuesto de Actos Jurídicos que se genera al solicitar la escritura en notaría e inscribir la propiedad en el Registro: ronda entre el 0,5% y el 1.5% del valor total del inmueble. La notaría, por cierto, también generará un gasto que está fijado en la normativa correspondiente: para una vivienda que haya costado 100.000 euros, la factura del notario ascenderá a unos 675 euros.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS