Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Sexo. Foto: Getty

Cinco razones por las que el sexo cotiza a la baja entre los jóvenes

De Japón a Estados Unidos esta noticia nos hace subir las cejas a medio planeta. ¿Qué motivos pueden hacer que los jóvenes tengan cada vez menos interés por el sexo? La respuesta no está ni en TikTok ni en Instagram o Twitch, pero sí en varios estudios científicos.

Elena de los Ríos

Es una tendencia que aparece de manera consistente en distintos países de Occidente, desde Japón, el primer territorio donde se dio la voz de alarma, hasta Estados Unidos. Los estudios varían, pero indican un desinterés progresivo de los jóvenes con respecto al sexo. El fenómeno apareció en el país del sol naciente, donde se ha bautizado como "sekkusu shinai shokogun" (síndrome del celibato) a esta especie de abstinencia sexual colectiva. En 2010, un estudio del Ministerio de Sanidad japonés determinó que el 36% de chicos y un 58,5% de chicas sentía desinterés hacia el sexo. Dos años antes, los porcentajes eran del 17,5% y del 46,9%, respectivamente. En 2017, ya eran del 50.6% y del 68.4%.

En 2020, la encuesta nacional Australia Talks descubrió que el 40% de los australianos de entre 18 y 24 años nunca habían tenido relaciones sexuales. De 1991 a 2017, el porcentaje de estudiantes estadounidenses de secundaria que habían tenido relaciones sexuales se redujo del 54 al 40%. En España, el último barómetro de la empresa de preservativos Control señalaba que el 64% de los jóvenes tenía, como mucho, una relación sexual a la semana.

Vayamos a las razones, que siempre son más interesantes que los puros datos. Es importante tener en cuenta que un fenómeno tan extendido y consistente como la pérdida de interés en el sexo de los jóvenes no tiene que ver con un único factor, ni siquiera con dos o tres. Se trata de un fenómeno complejo que parece más vinculado a una mutación de época que reducible a una enumeración de síntomas. Sin embargo, la sexología y la sociología apunta varios interesantes: estrés, aumento de ansiedad y depresión, falta de tiempo, fatiga por jornadas laborales largas, uso de antidepresivos, caída de los niveles de testosterona, privación del sueño, obesidad, abuso de la pornografía y acomodo al placer vía vibrador

El estrés, la depresión, la fatiga por jornadas laborales largas, la obesidad o el uso de antidepresivos son algunos de los factores que afectan al interés por el sexo

La psicóloga Helen Fisher apunta, sin embargo, a la crisis económica, concretamente a la dificultad para acceder a una vivienda. "Los jóvenes ya no tienen tantas parejas y si las tienen, se casan más tarde. Alrededor del 60% de los adultos menores de 35 años viven sin cónyuge, algunos de ellos todavía en casa de sus padres, lo que mata las posibles relaciones sexuales. Como es natural, las personas que viven con una pareja tienden a tener relaciones sexuales con más asiduidad". La ausencia de recursos económicos colaboraría, así, a producir ese desinterés de los jóvenes por el sexo.

¿Y si los jóvenes estuvieran mostrando tendencia a valorar la calidad de las relaciones sexuales más que la cantidad? Eso es lo que sostiene el investigador británico Richard de Visser: El sexo está cambiando, y quizá la tendencia de los jóvenes nos está mostrando algo al respecto. Es difícil encontrar una explicación simple al hecho de que los jóvenes digan "no" a una pareja, pero puede tener que ver con un aumento de la masturbación facilitado por la pornografía en línea", asegura. Parece que el acceso generalizado al porno a través de los móviles ha generado cierto miedo a no cumplir las expectativas que prometen los profesionales del sexo filmado, pero otros estudios señalan al aumento de las posibilidades de ocio que ofrecen las redes sociales o las plataformas de streaming como disuasorias.

El acceso generalizado al porno a través de los móviles ha generado cierto miedo a no cumplir las expectativas

"Es teóricamente plausible que la gente esté empleando tanto tiempo en sus iPads y móviles, que se conecten con otros mejor virtualmente que teniendo relaciones sexuales con la persona que está al lado", apunta Soazig Clifton, director del estudio británico National Surveys of Sexual Attitudes and Lifestyles. Según sus datos, en 1991 los encuestados respondían que mantenían relaciones sexuales, de media, cinco veces al mes. En 2001, la cifra se había reducido a 4, y en 2012, a 3. Desde entonces, ha seguido bajando, aunque la pandemia ha impedido tener resultados finales definitorios.

Resta una cuestión que, aunque no aparece en los estudios, sí se refiere en las consultas. Es lo que podríamos llamar una ‘crisis de la carnalidad’, una circunstancia de la que sí hablan claramente los jóvenes japoneses, incluso pereza. Sí, muchos jóvenes confiesan sentir cierta pereza ante el ejercicio físico, el sudor y las posibles complicaciones en la búsqueda de un orgasmo compartido, de ahí el éxito de la masturbación. Y, claro, también está la timidez, las experiencias poco satisfactorias y disuasorias o, sencillamente, la circunstancia de vivir en una sociedad donde el sexo está por todas partes. Ha perdido, de alguna manera, el atractivo de lo prohibido.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS