Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

Crédito: Getty.

Cinco estrategias infalibles para lograr todas tus metas profesionales en 2022

Si siempre dejas a medias tus propósitos laborales de nuevo año, puede que no sea una cuestión de voluntad, sino de método. Lo más importante para empezar es distinguir entre objetivos y deseos, y tener estrategias. Te explicamos cómo hacerlo.

Elena de los Ríos

Aún no apuramos enero y ya estamos mirando la lista de propósitos para 2022 con cierta ansiedad: ya no tenemos tan claro cómo ni cuándo vamos a poder tachar no ya todos, sino algunos de nuestros objetivos profesionales. El primer impulso es achacar a la falta de voluntad esta manifiesta imposibilidad de hincarle el diente a nuestras ambiciones. Error. No vamos a escurrir el bulto de la responsabilidad, pero quizá no sea la voluntad nuestro talón de Aquiles, sino la estrategia.

Los especialistas de la plataforma de apoyo psicológico Feel proponen algo que tiene mucho sentido: plantearnos si lo que nos proponemos es una meta o algo mucho más intangible como un deseo. ¿Y si estamos definiendo como objetivos cosas que no lo son? "Para que una meta laboral tenga posibilidades de ser alcanzada debe ser medible, concreta, significativa y estar contextualizada en el tiempo", explican. "Si no es así, será más fácil que no veamos el momento de ponernos en marcha". Reelaboremos nuestra lista, esta vez teniendo en cuenta cinco estrategias clave.

1. Reflexiona sobre tu motivación

Trata de contestar a estas preguntas: ¿Para qué te planteas estos objetivos? ¿Por qué ahora? Si no eres capaz de elaborar un argumento con cierta rapidez, es síntoma de que aún necesitas madurar esa meta que pretendes conseguir ya.

2. Diferencia tus objetivos de los de la empresa

Escribe en una lista los objetivos que se ha marcado tu jefe, tu departamento o tu empresa y, en otra, los que te gustaría alcanzar a título personal. De esta manera, sabrás si estás priorizando unos u otros y podrás reflexionar sobre las razones.

3. No te compliques

Trata de ser muy concreta en tus objetivos y de reflejarlos en tu lista aunque su alcance sea aparentemente mínimo. Importa tanto mejorar el nivel de inglés como dejar de comer delante del ordenador o no salir después de tu hora. No dejes de marcar en tu calendario los días que logras cumplir estos pequeños retos: es la manera de convertirlos en una rutina.

4. Distingue entre metas y acciones

Una estrategia fundamental. Por ejemplo, la meta puede ser dedicar al trabajo el tiempo marcado para ello. Las acciones para conseguirlo serán las que hay que vigilar diariamente: no programar reuniones a partir de cierta hora, no consultar el email del trabajo fuera del horario laboral, dejar el viernes el ordenador en la oficina para no llevármelo a casa todo el fin de semana…

5. Jerarquiza tus objetivos

Evita los castillos en el aire. Decide qué objetivos son realmente importantes y cuáles son secundarios, de forma que puedas decidir qué recursos inviertes en cada uno. Piensa también en cuáles están solo en tu mano y para cuáles necesitarás la ayuda de otros. Y marca un lapso de tiempo en el que debes avanzar hacia su consecución. Si no registras avances, debes replanteártelos o cambiar de estrategia.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS