Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

La brecha salarial, más profunda con la maternidad

Un informe del Banco de España demuestra que la mujer gana un 11% menos después de ser madre, mientras que el salario de los hombres permanece igual. El documento también constata que, años después de la maternidad, la brecha salarial incluso se amplía.

La maternidad sigue penalizando a la mujer en el puesto de trabajo en pleno siglo XXI. Al menos, desde el punto de vista salarial. El estudio "The Child Penalty in Spain", que acaba de publicar el Banco de España, ofrece cifras muy claras sobre esta brecha salarial: los ingresos brutos de las mujeres se ven reducidos en un 11,2% durante el primer año después de haber tenido un hijo. Mientras, los ingresos de los hombres que han sido padres incluso aumentan un 0,15%.

Pero el informe hecho público por la entidad concluye que la brecha salarial, lejos de mejorar con los años, empeora y llega a superar el 28% de diferencia de ingresos entre hombres y mujeres. Y esto ocurre durante mucho tiempo. El año siguiente al nacimiento, el salario de las mujeres cae hasta un 19,5%, señala el Banco de España, y una década después, la mujer llega a ganar un 33% menos de lo que ganaba antes de la maternidad. Por el contrario, los ingresos de los padres pueden disminuir, como mucho, un 5%.

Para elaborar este informe, el Banco de España ha analizado datos de la Muestra Continua de Vidas Laborales de la Seguridad Social de casi 550.000 trabajadores entre 1990 y 2018.

Empleo a tiempo parcial y contratos temporales

¿Cuál es el origen de esta brecha salarial? Los autores del informe la achacan a que, con la maternidad, la mujer reduce sus días laborales y hay más probabilidad de que termine desempeñando un trabajo a tiempo parcial. Según el Banco de España, durante el primer año tras la maternidad, la mujer reduce un 9,8% sus días trabajados. Pasados diez años, el número de días laborales ha caído un 23%. Mientras, no se ven cambios significativos en el número de días trabajados por los hombres en los mismos periodos analizados.

Además, un año después de dar a luz, hay un 30% de probabilidades de que la mujer trabaje a tiempo parcial (solo un 8% en el caso de los hombres) y un 32% de que desempeñe un trabajo con contrato temporal (un 5% si hablamos de ellos).

Estas cifras muestran que en España aún queda mucho por hacer con respecto a la conciliación. Ya durante el confinamiento, un estudio de la Universidad de Valencia demostró que la conciliación real para las mujeres estaba llena de estrés, ya que sobre ellas recaen la mayor parte de las responsabilidades de cuidados de la casa y de los hijos. Y el "Esade Gender Monitor", publicado hace unos días, pone de manifiesto que el mito de tener que estar siempre disponible es el mayor obstáculo de las mujeres directivas para llegar a la cumbre. Según el informe,  la falta de tiempo para hacer networking y la creencia de que una mujer con familia se compromete menos que un hombre en el puesto de trabajo son dos de los motivos que lastran el ascenso de muchas directivas hacia los puestos más altos

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS