Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Anne Hidalgo es la candidata con más opciones a la alcaldía de París. / Getty.

Anne Hidalgo y Rachida Dati: así son las dos mujeres que se disputan la alcaldía de París

La socialista Anne Hidalgo y la conservadora Rachida Dati tienen pocas cosas en común a nivel ideológico y vital, pero sí comparten algo: las dos han roto estereotipos en la política francesa.

La alcaldía de París es cosa de mujeres. El 28 de junio se celebra la segunda vuelta de las elecciones municipales en Francia y la socialista Anne Hidalgo y la conservadora Rachida Dati son las dos principales candidatas al ayuntamiento de la capital. En tercer lugar se sitúa otra mujer, Agnès Buzyn. Es la candidata del partido de Emmanuel Macron y aunque como ministra de Sanidad ha sido una de las caras visibles de la lucha contra el coronavirus, tiene muchas menos posibilidades de lograr el bastón de mando.

Hidalgo y Dati tienen una biografía fascinante y forman parte de ese grupo de líderes políticas decididas a romper estereotipos y techos de cristal. Si quieres conocer a algunas más, no te pierdas la historia de Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, el país que mejor ha luchado contra el coronavirus; o de la finlandesa Sanna Marin, la primera ministra más joven del mundo. Ellas dirigen dos de los países que mejor están gestionando la crisis del coronavirus.

Anne Hidalgo: gaditana de Lyon

La actual alcaldesa de París es la gran favorita para reeditar la victoria. Hidalgo confluye a las elecciones municipales en una candidatura conjunta con el partido ecologista de David Belliard. Algunas encuestas apuntan a que la coalición se haría con el 44% de los votos.

Nacida en San Fernando (Cádiz) hace casi 61 años –su cumpleaños es el 19 de junio–, Hidalgo se trasladó junto a sus padres a Lyon cuando solo tenía 2 años. La familia, marcada por las ideas republicanas, decidió marcharse a Francia para huir de la represión franquista. En la adolescencia, Hidalgo se nacionalizó francesa y cambió su nombre español, Ana María, por uno más francés. Sin embargo, la política viaja con frecuencia a Cádiz, lugar al que regresaron sus padres hace ya unos años.

En 2014, Anne Hidalgo se convirtió en la primera mujer que ocupaba la alcaldía de París.

La candidata del Partido Socialista es funcionaria y, en su carrera política, ha trabajado para diversos ministerios impulsando leyes sobre igualdad. Además, se ha declarado atea. En 2014, Hidalgo se convirtió en la primera mujer que ocupaba la alcaldía de París. Estaba más que preparada para el cargo, ya que durante 13 años había sido la número dos de Bertrand Delanöe, el primer alcalde socialista de la capital en más de un siglo.

Durante su mandato, Hidalgo ha tenido que enfrentarse al terrorismo islamista, que ha sembrado de muerte París, o al incendio de la catedral de Notre Dame. También ha emprendido algunas reformas para convertir París en una ciudad más ‘verde’. De hecho, una de sus promesas estrella es “la ciudad en un cuarto de hora”, es decir, que ningún parisino tarde más de 15 minutos en llegar al trabajo o al colegio.

Rachida Dati: por encima de los estereotipos

La candidata de Los Republicanos cuenta con menos apoyos que Hidalgo: las encuestas dan a Rachida Dati un 33% de los votos. Aunque es más de lo que había conseguido en la primera vuelta de marzo (un 22,7% de las papeletas), está lejos del porcentaje que conseguiría la alianza progresista-verde de la actual alcaldesa. Sin embargo, los expertos aún le ofrecen a Dati algo de esperanza. La clave está en la abstención. Todo parece indicar que será muy alta, pero si finalmente los franceses se lanzan a votar, la conservadora podría recortar distancia con Hidalgo.

rachida dati alcaldia paris
Rachida Dati es la principal oponente de Anna Hidalgo a la alcaldía de París. / Cordon.

 

Rachida Dati rompe estereotipos. Aunque es la candidata conservadora al ayuntamiento parisino, su origen es humilde y, además, creció en el seno de una familia de inmigrantes musulmanes. Nacida en Saint-Rémy (Borgoña) hace 54 años, su padre es marroquí y su madre, argelina. El matrimonio tiene 11 hijos. Dati es de los más pequeños.

La candidata conservadora tiene detrás una historia de superación. Empezó a trabajar con tan solo 14 años en empleos precarios hasta que consiguió llegar a la universidad y graduarse en Derecho. En 2002 se cruzó en su camino Nicolas Sarkozy. El ex presidente francés la incluyó en su equipo cuando era ministro del Interior y, al ganar la presidencia, nombró a Rachida ministra de Justicia. Era la primera persona magrebí que ocupaba un puesto tan alto en Francia.

En 2009, Dati protagonizó un gran revuelo mediático después de que diera a luz a su hija, Zohra, sin que trascendiera quién era el padre. Tras una prueba de ADN, se supo que era el empresario Dominique de Desseigne. Después de estar tan expuesta a los focos, Dati decidió retirarse, cansada, al Parlamento Europeo. Ahora vuelve a la primera línea política en la batalla por París.

El miedo al coronavirus y el fantasma de la abstención

La campaña de la segunda vuelta de las municipales francesas empezó ayer, 15 de junio, y se desarrollará en un ambiente enrarecido. El miedo al coronavirus hizo que la abstención en la primera vuelta de los comicios, celebrada el 15 de marzo, fuera histórica: solo votó el 41,8% de los electores. Ahora, la segunda vuelta está marcada por la desescalada y la sombra de la abstención es todavía más alargada. Según una encuesta del instituto demoscópico Ifop, solo iría a votar el 38% de los ciudadanos que están llamados a las urnas.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS