Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

By WomenNow

18, Octubre, 2021

Crédito: Getty.

¿Sabes en qué consiste el bienestar financiero? Por qué puede ser más importante que la dieta o el gimnasio

El bienestar también puede aplicarse al balance de tu cuenta corriente. Y ojo, porque un gran sueldo no es necesariamente la respuesta al problema. Todo es cuestión de tener una buena estrategia.

Elena de los Ríos.

Tiene sentido que el bienestar, tanto físico como emocional e incluso espiritual, se haya convertido en un elemento clave de la cultura global. Forma ya parte del mínimo común denominador que las nuevas generaciones de jóvenes demandan y es un valor que revaloriza cualquier producto o servicio en el mercado. Nos faltaba, sin embargo, completar el círculo del bienestar desde el punto de vista financiero, un espacio que, a menudo, se nos resiste, especialmente a las mujeres.

Por eso, ya hemos hablado de cómo cambiar radicalmente los malos hábitos financieros, cómo iniciarse en la inversión sin perder el sueño ni el dinero y te hemos propuesto varias formas de controlar tus ingresos y gastos: desde el método japonés Kakebo y el sistema 50/30/20 hasta la estrategia de inversión de las ahorradoras que planean vivir de las rentas.

Estamos ante una paradoja: el factor que más impacto puede tener en el bienestar global de una persona, y por extensión de una familia, nos plantea una dificultad extra y, por tanto, un plus de esfuerzo. Las expertas en economía están en lo cierto: necesitamos empoderarnos en lo financiero y en el horizonte de ese empoderamiento debemos colocar, como prioridad, el bienestar financiero. Xavier Puig, profesor de Economía y Empresa de la Universitat Pompeu Fabra Barcelona School of Management, lo define como "tener las finanzas bajo control de forma que se puedan cumplir objetivos laborales o personales y que exista cierta seguridad ante imprevistos que se puedan presentar a lo largo del año".

Un error habitual al considerar el bienestar financiero es relacionarlo con un nivel de ingresos alto o muy alto. De hecho, la última encuesta sobre nivel salarial llevada a cabo en Reino Unido demostró que las personas que ganan más de 100.000 euros al año tienen las mismas preocupaciones económicas que las que ganan menos de 10.000 euros. Queda claro, por tanto, que de lo que se trata es de tener el control sobre ingresos y gastos, sea cual sea tu ingreso anual.

Si estás considerando trabajar para establecer tu bienestar financiero, los coach en gestión señalan tres aspectos en los que puedes incidir para conseguirlo. El primero es tu ‘core’ o base económica, esos cimientos que le dan seguridad a tu comportamiento financiero. Es decir, llevar un balance estricto de gastos e ingresos o atenerte a un presupuesto de gasto diario. El segundo es la planificación: las estrategias relacionadas con el dinero que vas a llevar a cabo y en qué períodos de tiempo. Y el tercero, mantener una relación sana con el dinero. No te obsesiones.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS