Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

8, Febrero, 2021

Betty Friedan, considerada la madre del feminismo moderno, de cuyo nacimiento se cumplen cien años. Foto: Getty.

5 razones por las que Betty Friedan fue la "madre del feminismo moderno"

Se cumplen cien años del nacimiento de Betty Friedan, una auténtica leyenda del feminismo solo a la altura de la mítica Gloria Steinem, con la que compartió cruzada, pero también una relación difícil....

Su famosa obra 'La mística de la feminidad' es uno de los ensayos más influyentes del siglo XX y, sin duda, la obra de cabecera del movimiento feminista en los años 60. Por eso, a Betty Friedan, que este mes hubiera cumplido cien años, se le conoce como "la madre del feminismo moderno". Aunque su relación no fue siempre la mejor, compartió lucha y reivindicaciones con Gloria Steinem, conocida como la feminista más famosa del mundo. Ahora, la serie 'Mrs. Americana', en la que Tracey Ullman se encarga de darle vida, ha servido para visibilizarla ante toda una nueva generación de activistas. Esta es una guía rápida sobre lo que Friedan significó (y sigue significando) para el movimiento feminista.

1. Su historia personal definió su cruzada. Su madre, Betty Goldstein, había sido periodista, pero tuvo que dejar de trabajar en un periódico para cuidar de sus hijos y convertirse en ama de casa. Muchos años más tarde, la historia volvió a repetirse. Esta vez, con Friedan como protagonista. Después de graduarse en Psicología por Berkeley (y de renunciar a una prestigiosa beca para contentar a uno de sus novios) trabajó como periodista en diferentes medios progresistas hasta que perdió su trabajo después de quedarse embarazada por segunda vez y, como su madre, se convirtió en ama de casa.

2. Cuando volvió a escribir, firmó una de las obras más influyentes del siglo XX. Escribió 'La mística de la feminidad' después de entrevistar a decenas de mujeres de clase media y comprobar que su hipótesis de partida era cierta: el tradicional rol femenino, que confinaba a las mujeres a las tareas domésticas y al cuidado de los hijos, era una enorme fuente de frustración que, en ocasiones, daba lugar a cuadros la ansiedad, alcoholismo, neurosis y hasta suicidios. Friedan lo llamó "el problema sin nombre". La obra se convirtió en un auténtico fenómeno editorial en los años 60.

En la 'Mística de la feminidad', Friedan escribió sobre "el problema sin nombre". El de aquellas amas de casas de los años 60 frustradas por la falta de expectativas vitales y confinadas al territorio doméstico. La obra se convirtió en un fenómeno.

3. La obra convirtió a Friedan en una de las líderes más visibles de la segunda ola feminista, junto a Gloria Steinem, que sigue activa en su lucha por los derechos de la mujer. La compleja relación entre ella y Steinem, que compartían cruzada, pero tenían formas diferentes de abordarla, es legendaria. No ayudó que Smith College, donde Friedan estudió y fue editora jefa del periódico de la universidad, invitara a Steinem a pronunciar un discurso antes que a ella. Friedan, que llegó a confesar su "mala leche", fue una figura compleja dentro del movimiento que mantuvo algunas tesis problemáticas, como considerar que las lesbianas eran una amenaza para la lucha feminista.

4. En 1966, fundó la National Organization for Women y fue su primera presidenta. Al frente de la organización, defendió el derecho al aborto y luchó por prohibir la discriminación por razón de sexo en el lugar de trabajo. También puso en marcha la Asamblea Política Nacional de Mujeres y en 1972, aspiró (sin éxito) a convertirse en delegada por Nueva York en la Convención Nacional Demócrata en un esfuerzo por apoyar la candidatura de Shirley Chisholm, la primer mujer y la primera afroamericana en aspirar a la candidatura presidencial en el partido demócrata.

5. En 1993, publicó otra obra feminista de referencia, 'La fuente de la edad', sobre la obsesión por la juventud y los prejuicios asociados a la vejez de las mujeres. Después de publicar sus memorias ('Mi vida hasta ahora'), Friedan falleció el 4 de febrero de 2006, el día que cumplió 85 años. Pero su legado sigue vivo y continúa siendo una referencia para feministas de todas las generaciones.

SANTANDER WOMENNOW

NO TE PIERDAS