Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

15, Diciembre, 2021

Crédito: Getty.

'Being the Ricardos': cuando el embarazo de Lucille Ball revolucionó la televisión

Nicole Kidman y Javier Bardem dan vida a Lucille Ball y Desi Arnaz en 'Being the Ricardos', la película de Aaron Sorkin que se estrena este mes en Amazon Prime y por la que ambos optan al Globo de Oro. La cinta retrata una época en la que una mujer embarazada era impensable en televisión y cómo Ball desafió el tabú.

Ixone Díaz

Hasta 1950, la carrera de Lucille Ball, que empezó a trabajar en el showbusiness en 1929 y que terminaría teniendo dos estrellas en el Paseo de la Fama y siendo una de las estrellas más populares de su época, estaba principalmente limitada a las películas de serie B. Se ganaba relativamente bien la vida, pero todavía no era una estrella. Casada con el actor cubano Desi Arnaz desde 1940, la pareja decidió probar suerte creando una nueva comedia para televisión ('I love Lucy') que se estrenó en 1950 y fue un éxito instantáneo. 'Being the Ricardos', que se estrena el próximo 21 de diciembre en Amazon Prime, explora la explosiva relación de la pareja en aquel preciso momento. Y la lluvia de nominaciones para Nicole Kidman y Javier Bardem, en la piel de Ball y Arnaz, ya ha empezado: los dos optan ya al Globo de Oro a la mejor interpretación dramática y sus nombres también figuran en las quinielas más madrugadoras de los Oscar.

La cinta, dirigida y escrita por Aaron Sorkin, se desarrolla a lo largo de cinco días mientras la pareja graba uno de los episodios de la segunda temporada de la serie y explora tres crisis diferentes: las constantes infidelidades de Arnaz (cuya disculpa oficial era que solo era infiel a Ball con prostitutas), la caza de brujas contra la actriz por haberse registrado para votar al partido comunista en los años 30 (un escándalo que llegó a amenazar la supervivencia de la serie) y el segundo embarazo de la estrella.

"¿Un bebé? ¿Por qué?", espeta uno de los ejecutivos de la cadena a Ball en la cinta de Sorkin. "Hace doce semanas me follé a mi marido", contesta Kidman desafiante, en la piel de la estrella. La idea de una mujer embarazada en televisión era impensable en aquella época. Por eso, cuando Ball y Arnaz propusieron integrar el embarazo en la trama, la reacción de los ejecutivos de la cadena fue implacable: Ball debía esconder su embarazado detrás del mobiliario del set de rodaje. 

Aunque finalmente la pareja logró que la dirección de la cadena cambiara de opinión, tuvieron que asumir todo tipo de restricciones. Para empezar, ningún personaje podría pronunciar la palabra "embarazo", considerada demasiado vulgar para televisión. El eufemismo de preferencia era "en estado". De hecho, el episodio que desveló la noticia se tituló en francés ('Lucy is Enceinte') para evitar la palabra "pregnant". Además, cada guión debía recibir la aprobación de un cura, un rabino y un pastor protestante.

Este tipo de censura alrededor del cuerpo de la mujer y las expresiones de su feminidad eran habituales en los años 50. El embarazo, incluso dentro del matrimonio, se consideraba provocador y aunque no estaba expresamente prohibido que una pareja casada compartiera cama en la gran pantalla, era poco habitual. De hecho, los Ricardos dormían en camas separadas. Entonces, todavía aplicaba el Código Hays, una serie de normas restrictivas sobre lo que se podía ver en una pantalla y lo que no y que estuvo vigente hasta 1967. "El carácter sagrado de la institución del matrimonio y del hogar será mantenido. Los films no dejarán suponer que formas groseras de relación sexual son cosa frecuente o reconocida", decía expresamente la norma acerca de las relaciones matrimoniales en la gran pantalla.

Finalmente, Ball dio a luz a su segundo hijo el misma día que la serie estrenó el capítulo en el que la pareja daba la bienvenida a Ricky Ricardo Jr. Pese al temor de los ejecutivos de la cadena, la pareja recibió cientos de cartas, telegramas, regalos y llamadas de felicitación. El ejemplo de Ball abrió el camino para que los embarazos pasaran a formar parte de las tramas de las series y películas de la época, convirtiendo su inclusión en una decisión creativa, según las necesidades del personaje y la trama, y no de las filias, fobias y prejuicios de los produtores.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS