Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Money & Career

By WomenNow

3, Febrero, 2022

Crédito: Getty.

¿Una entrevista de trabajo más? El auge de los procesos de selección interminables

¿Cuántas entrevistas son las adecuadas para que una empresa determine si tu perfil es óptimo para el puesto al que aspiras? Los datos (y los ‘job hunters’) señalan que es probable que el número sea muy superior al que tienes en mente o eres capaz de aceptar.

Marita Alonso

Lo habitual cuando recibes una llamada que te invita a acudir a una segunda entrevista de trabajo es sentirse satisfecha, pues denota el interés de la empresa por tu perfil profesional e indica que te encuentras un paso más cerca del puesto al que aspiras. Qué decir de la felicidad que se siente al acudir a una tercera entrevista, la que sin duda presuponemos es la definitiva… ¿O no? Cada vez es más habitual que los procesos de selección se conviertan en un laberinto interminable de entrevistas que merma la paciencia del candidato. Pero, ¿Cuántas son las entrevistas idóneas? ¿A qué se debe la incapacidad de las empresas de encontrar el perfil adecuado en un tiempo razonable?

Hace siete meses, Mike Conley, ingeniero de hardware, decidió publicar un post en su perfil de LinkedIn que ya ha sido leído por 2,6 millones de personas. En el texto, daba cuenta de la odisea en la que se encontraba sumido para conseguir un trabajo debido a procesos de selección tan farragosos, inciertos e interminables, que en más de una ocasión se vio obligado a abandonarlos. "Para el tipo de trabajos que busco, el número de entrevistas ha ido aumentando cada vez más. Las empresas creen que están construyendo un proceso para elegir al candidato adecuado, pero no creo que sea así. Por miedo a elegir a la persona equivocada, a no encontrar al siguiente unicornio y perder el tiempo, terminan por perderlo. No tendría que estar pasando por nueve entrevistas para lograr un puesto. Para eso están los periodos de prueba, y si tienen miedo, pueden apostar por el contrato por obra. Al no parar de alargar el periodo de las entrevistas, aumenta la posibilidad de que vayan perdiendo a candidatos idóneos a los que les están dificultando el proceso por el camino", escribía antes de asegurar que se plantaba ante “las entrevistas interminables”.

Solo el 26% de los procesos de selección se resuelven en menos de cuatro semanas

"Si el departamento de recursos humanos de la empresa contratante quiere llevar a cabo un proceso de selección exitoso, debe tomarse el tiempo necesario para evaluar las competencias, formación y habilidades de los solicitantes. No asumas que la compañía no está interesada en tu candidatura porque no se haya puesto en contacto contigo inmediatamente, incluso cuando haya transcurrido una semana. En este momento del proceso, realizar una llamada de seguimiento o enviar un email formal puede ser adecuado", explica Marco Laveda, managing director de Robert Walters para España y Portugal.

Cuatro entrevistas, suficiente

Google, por ejemplo, examinó recientemente sus últimos procesos de selección y determinó que cuatro entrevistas son más que suficientes para tomar una decisión de la que estar seguros al 86%. Antes, los candidatos a un trabajo en Google podían pasar por más de 12 entrevistas, una cifra que ahora se ha reducido junto a la del número de personas involucradas en el proceso de selección.

Sin embargo, un estudio sobre la optimización de los procesos de selección elaborado por la consultora Robert Walters, que consultó a más de 2.300 profesionales y 200 organizaciones, señala que aunque el 78% de los profesionales piensa que los procesos de selección debería tener una duración igual o inferior a cuatro semanas, esto solo sucede en el 26% de los casos.

Y aunque tan solo el 1% de los profesionales considera que un período superior a tres meses es un marco temporal aceptable para un proceso de selección, esta realidad se cumple en más del 22% de los casos. En realidad, lo más habitual es que el período sea de entre dos y tres meses.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS