Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

By WomenNow

8, Febrero, 2022

Crédito: HBO Max.

'And just like that...': ¿debería tener segunda temporada la secuela de 'Sexo en Nueva York'?

Tras la polémica suscitada por las tramas de la vuelta de Carrie Bradshaw a las calles de Nueva York, ahora se plantea un nuevo debate: ¿debe tener 'And just like that....' una segunda temporada?

Carmen Raya

Ha sido una de las vueltas más esperadas de la televisión, pero también de las más polémicas. 'And just like that...' retomaba la historia de Carrie Bradshaw, Miranda Hobbes y Charlotte York (ya sin Samantha Jones por desavenencias personales) casi 25 años después de que Sexo en Nueva York (serie y posteriores películas) echase el cierre. Un final que dejaba satisfechos a sus seguidores y cuyo regreso generaba unas expectativas que parecían imposibles de satisfacer, al menos al 100%.

Tras diez episodios en los que se han tratado temas como el divorcio, la viudedad, la maternidad, la inclusividad, la identidad sexual, la menstruación, la menopausia y, cómo no, el sexo, ahora se plantea el mayor dilema de todos: ¿debe tener 'And just like that...' una segunda temporada? Sin consenso por parte de público ni crítica, analizamos por qué Carrie Bradshaw debería, o no, subirse de nuevo a sus adorados Manolo Blahnik para recorrer las calles de la gran manzana.

Votos a favor 

1 El impacto económico de la serie

Si algo ha conseguido la vuelta de Carrie y compañía es dar un empujón a la industria de la moda de lujo. El vestuario de su protagonista siempre se convierte en objeto de deseo y esta vez no ha sido diferente.

Según informaba Vestiaire Collective, el ecommerce de reventa de lujo, las búsquedas de los diseños (y las firmas) que lucen las protagonistas en los primeros capítulos de 'And just like that...' aumentaron notablemente desde su estreno el 9 de diciembre de 2021 . El mejor ejemplo lo encontrábamos en Manolo Blahnik y Christian Louboutin, firmas fetiche en el zapatero de Carrie, cuyas búsquedas aumentaron en un 28%. Aunque lo más sorprendente sucedía con la marca Norma Kamali, artífice del vestido azul que Sarah Jessica Parker luce en el séptimo capítulo: el aumento era de más del 900%.

Sarah Jessica Parker con vestido azul de Norma Kamali.
Sarah Jessica Parker con vestido azul de Norma Kamali.

Además, la vuelta de Carrie ha hecho que firmas de lujo como Oscar de la Renta vean una oportunidad de negocio única. Aprovechando este regreso, la marca subastará todos los diseños que, ya con la etiqueta de vintage, lució Carrie en Sexo en Nueva York y en las posteriores películas. Un negocio redondo que le reportará cientos de miles de dólares.

2. Las relaciones entre amigas cambian (y está bien mostrarlo en pantalla)

Como bien apunta la periodista Robyn Bahr, de The Hollywood Reporter, en un artículo titulado El final de And just like that... muestra las limitaciones de la sororidad, la serie bien merece una segunda parte para mostrar (y demostrar) cómo la vida evoluciona y nuestras relaciones con nuestras amigas todavía más. En el décimo capítulo, el personaje de Miranda toma una drástica decisión y cuando es confrontada (e inevitablemente juzgada) por Carrie, la primera nos ofrece una reflexión que ni el mejor libro de autoayuda: "¿No se me permite cambiar un poco? ¿O mucho? ¿Tengo que seguir mis propias reglas rígidas hasta el día en que muera?". Un alegato que pone de manifiesto que, pasada cierta edad, la vida es mucho más que ganarse constantemente la aprobación de nuestras amigas.

Una moraleja, tan agridulce como realista, que merecería la pena explotar en una nueva tanda de episodios. ¿Por qué? Porque como bien titula Bahr, la sororidad tiene sus límites. Carrie, Miranda y Charlotte han sido amigas (por no decir hermanas) durante más de 30 años y han formado un sólido vínculo. Sin embargo, los cambios en sus vidas (elegidos o impuestos) hacen que pasen cada vez menos tiempo juntas y sería interesante ahondar en los motivos. De hecho, Samantha ya no forma parte activa de sus vidas. ¿Qué mejor ejemplo que ese?

Carrie, Miranda y Charlotte, ¿amigas para siempre?
Carrie, Miranda y Charlotte, ¿amigas para siempre?

Votos en contra

1. 'And just like that'... NO es 'Sexo en Nueva York'

Como alguien que ha visto todos y cada uno de los episodios de ambas series (más las películas) puedo entender lo que muchos de sus seguidores han echado en cara a su creador, Michael Patrick King: 'And just like that...' no es la continuación de 'Sexo en Nueva York'. Y llevan razón. No se trata de una crítica, sino de un hecho. Sexo en Nueva York narraba la vida de cuatro treintañeras en busca de sexo, amor y éxito. And just like that... narra la historia de tres 'cincuentañeras' (me niego a usar el término 'cincuentona') que ya encontraron el sexo, el amor y el éxito, y ahora tienen otras metas, ilusiones y algunas decepciones.

Así que a todos aquellos que se quejan de no ver a sus protagonistas mantener sexo desenfrenado con cientos de hombres, beber cócteles hasta el amanecer y mantener largas charlas divagando sobre el significado de la vida solo puede decirles una cosa: eso ya pasó en 'Sexo en Nueva York'. Carrie y sus amigas ya no tienen 30, tienen 50. Es, sin duda, una evolución lógica. ¿O acaso queremos ver personajes femeninos en sus 50 haciendo lo mismo que a sus 30? Si eso es lo que el público busca, obviamente una segunda temporada no tendría sentido, como tampoco lo habría tenido la primera.

¿Habrás más episodios de 'And just like that...'?
¿Habrás más episodios de 'And just like that...'?

2. Los haters se han cebado con sus protagonistas (y sus físicos) 

Las canas de Miranda, las arrugas de Carrie y la figura más voluptuosa de Charlotte fueron el blanco de las críticas más despreciables. que comenzaron durante el rodaje. Twitter y otras redes sociales se indignaron por la nueva apariencia física de sus protagonistas. Y por "nueva apariencia física" me refiero a su envejecimiento. En pleno siglo XXI, mujeres y hombres pusieron el grito en el cielo porque sus protagonistas habían osado envejecer. Corrección: pusieron el grito en el cielo porque sus protagonistas femeninas habían osado envejecer. El reparto masculino también se ha puesto unos cuantos años encima, pero ellos se libraron de las críticas. Un debate que no es nuevo, pero sí triste.

Quizá la pregunta no debería ser si 'And just like that...' merece una segunda temporada, sino si sus seguidores se la merecen.

TE INTERESA

NO TE PIERDAS