Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Anastasia Soare, CEO de la marca cosmética Anastasia Beverly Hills. Foto: Getty. IG Anastasia Soare.

Anastasia Soare, la emprendedora que conquistó Hollywood y construyó un imperio multimillonario esculpiendo cejas

Sus productos arrasan en TikTok y estrellas como Jennifer López o Amal Clooney sólo confían en ella. Esta es la historia de cómo una inmigrante rumana llegada a Los Ángeles en los 90, abrió un salón de belleza, encontró la manera de aplicar la proporción áurea para dar forma a las cejas y se convirtió en una empresaria multimillonaria.

Por Ixone Díaz

El último producto de belleza convertido en tendencia viral en TikTok es una cera para cejas de larga duración, personalizable, vegana y que garantiza una fijación extrema. La marca que la comercializa es Anastasia Beverly Hills, porque en Hollywood y aledaños a la emprendedora detrás del producto (Anastasia Soare) se le conoce solo por su nombre de pila. Privilegios de ser una auténtica gurú de la belleza, pero también una infalible emprendedora a quien Forbes le calcula una fortuna de 540 millones de dólares, gracias a su famosa línea de productos de belleza, pero también a una interminable lista de clientas famosas. Junto a Vanessa Pappas, de TikTok o Whitney Wolfe, de Bumble, Soare se ha convertido en una de las CEO más mediáticas y exitosas de Estados Unidos.

Su historia arranca en Rumanía, donde nació y se formó en cosmética. Llegó a Los Ángeles en 1989 y empezó a trabajar en un salón de belleza. Tres años más tarde, abrió su propio negocio y empezó a labrarse una reputación entre las celebridades con domicilio en Hollywood. Su especialidad eran las cejas, algo a lo que la mayoría no prestaba excesiva atención por aquella época. 

En los 90, se había impuesto la moda de las cejas ultra-finas, a la que se abonaron desde Kate Moss a Cindy Crawford. Sin embargo, Soare no se dejó llevar por la tendencia y entendió que cada rostro, cada tono de piel y cada estructura ósea reclamaban un tipo diferente de ceja. Estudiando todas esas variables, se dio cuenta de que podía aplicar la proporción áurea, utilizada por los maestros del Renacimiento, a la manera en el que esculpía las cejas. Y se convirtió en una autoridad en la materia con una clientela que incluía a Naomi Campbell y Michelle Pfeiffer, pero también a Cindy Crawford y Oprah.

Y cuando en 1998, la todopoderosa presentadora la invitó a su programa, su aparición la catapultó a la fama. Dos años después, empezó a comercializar su propia línea cosmética (Anastasia Beverly Hills) y siguió engrosando su cartera de clientas famosas: Jennifer López, Amal Clooney, Kendall Jenner... En 2018, después de recibir una cuantiosa inversión de un fondo privado, la marca llegó a estar valorada en 3.000 millones de dólares y su fortuna personal alcanzó los 1.200 millones, mientras lograba mantener el control sobre el cien por cien de las acciones de la compañía.

Aunque la estimación de su fortuna se ha devaluado desde entonces y debido a la pandemia, su imperio sigue en plena expansión. Desde que estalló la crisis sanitaria, que ha golpeado con especial contundencia al sector cosmético, Soare ha creado una app (The brow app) para conectar y educar a sus clientes en los secretos de la proporción áurea y para vender, de paso, sus productos. Además, su hija, Claudia Soare, que empezó ayudándola en su salón de belleza y ha ido escalando en el organigrama de la marca hasta alcanzar la presidencia de la compañía, ha creado Norvina, una línea de maquillaje de colores eléctricos que, entre otras cosas, demuestra que de tal palo, tal astilla...


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de @norvina

TE INTERESA

NO TE PIERDAS