Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

Te interesa

Es imprescindible cuidar la indumentaria y el aseo para hacer videollamadas de trabajo.

10 trucos para mejorar tus videollamadas profesionales

Cuidar la iluminación y la postura, mantener el aseo y las buenas maneras... Es fácil mejorar tus videollamadas de trabajo. Solo debes tener en cuenta algunos detalles y seguir estos diez consejos. Te sirven ahora, en tiempos de cuarentena, pero también después.

Las videollamadas se han convertido en nuestra sala de reuniones habitual en tiempos de coronavirus. Si antes de la crisis sanitaria, según el INE, solo el 4,3% de los españoles teletrabajaba, ahora somos muchos más los que nos hemos visto obligados a hacerlo. Y las videollamadas se han convertido en algo cotidiano, no solo para comunicar cosas importantes, sino para no perder el contacto con nuestros compañeros. "Enciende la cámara cuando puedas para no perder la comunicación no verbal con tus compañeros de equipo y evitar la sensación de aislamiento y la disminución del sentimiento de pertenencia", recomiendan desde el grupo tecnológico y digital Vector ITC. 

Pero no todos están tan familiarizados con esta forma de comunicación. Si es tu caso, aquí te damos algunos trucos que ofrecen los expertos para que tus videollamadas ganen en profesionalidad. ¿A qué esperas para ponerlos en marcha? #yomequedoencasa

1. La iluminación, fundamental

Lo ideal es que sea natural y suave y el foco de luz se sitúe frente a ti, es decir, detrás de la cámara. Hay que evitar la iluminación cenital porque produce sombras nada favorecedoras en la cara.

Una videoconferencia no es una llamada de teléfono: tienes que prestar atención a tu lenguaje no verbal.

2. El secreto de un buen plano

La cámara no debe estar ni demasiado alta ni demasiado baja: en el plano tiene que entrar un poco de aire por encima de tu cabeza y la parte superior de los hombros. Para ajustar el encuadre, puedes cambiar el alto de la silla o utilizar libros para colocar el portátil o la pantalla del ordenador a la altura adecuada.

3. Ojo con el pijama

Sabemos que, en estos días de cuarentena, cuesta no estar todo el día en pijama o ropa de deporte viendo series o conciertos en directo en Instagram, pero durante las horas en las que teletrabajamos debes olvidarte de ellos y optar por ropa cómoda, pero presentable. Camisas, jerséis, etc. son ideales. Y tienes que esmerarte de la cabeza a los pies. ¡Nunca sabes cuándo tendrás que levantarte!

4. Cuida el fondo

Lo ideal es que tu cara esté enmarcada por un fondo neutro y lo más limpio posible. Antes de empezar la videollamada emplea un momento en mirar detrás de ti. Si crees que hay algo que no es adecuado, retíralo. ¡Te estará mirando tu jefe y tus compañeros de trabajo!

5. Reduce las distracciones

Seguro que en estas semanas de teletrabajo obligado y videollamadas ya has visto de todo: niños que gritan y se pelean al fondo, perros que ladran, gatos que se pasean por encima del teclado… en fin, todo un mundo de “intrusos”. Lo ideal es que puedas encerrarte a solas en una habitación para hacer las videollamadas sin que nadie te moleste, pero sabemos que no siempre es posible. En ese caso intenta, al menos, tener detrás una pared para que no se cuelen “actores de reparto”. También debes evitar las distracciones propias. “Evita tener muchas pestañas abiertas durante las reuniones virtuales y en la medida de lo posible trata de tener silenciado el micrófono cuando no estés hablando”, dicen desde Vector ITC.

6. Adopta la postura correcta

Recuerda que una videoconferencia no es una llamada de teléfono: tienes que prestar atención a tu lenguaje no verbal. Así que mantén la espalda recta y no descuides tu postura. De lo contrario, puede dar la sensación de que no estás interesado en absoluto en la reunión. Si quieres saber más sobre la importancia el lenguaje no verbal en el ámbito profesional, échale un vistazo a esta charla TED de Amy Cuddy, una psicóloga social y profesora de Harvard. Entenderás muchas cosas.

7. Ármate de confianza

Amy Cuddy ha centrado parte de sus investigaciones en lo que denomina posturas de poder. Según sus estudios, permanecer dos minutos en una postura poderosa hace que se reduzcan los niveles de cortisol –la hormona del estrés– y se incrementen los de testosterona, la hormona que nos hace reaccionar ante el estrés. Así que, si no te desenvuelves bien a la hora de hablar en público, te aterra estar frente a una cámara o la videollamada que vas a tener es complicada, antes de sentarte frente al ordenador adopta una postura de poder durante dos minutos. Aquí tienes a la propia doctora Cuddy adoptando la 'power pose'.

8. Mantén el contacto visual

Es una regla de oro en cualquier conversación cara a cara y debería serlo también cuando realizas una conferencia: ofrece confianza, cercanía e interés. Para conseguirlo hay que mantener la mirada en la webcam. Sabemos que es difícil seguir este consejo cuando la cámara está en un lugar y la persona que habla en una ventanita situada más abajo. ¿La solución? Pon un post-it o algo de color llamativo encima de la cámara. Así no te olvidarás.

9. Mantén siempre las buenas formas

Si en una reunión presencial no sacarías el móvil para consultar las redes sociales o contestar un mensaje de WhatsApp, no lo hagas tampoco durante una videollamada de trabajo. De hecho, no aproveches para hacer otra cosa mientras tus compañeros están hablando a menos que sea necesario para la reunión que estás teniendo en ese momento. Y, por supuesto, sé puntual a la hora de conectarte. ¡Educación ante todo!

10. Organización, por favor

Tan importante como silenciar el micrófono si no estás hablando (y esto es muy importante) es organizar la reunión y hablar por turnos. De lo contrario, corres el riesgo de que haya interrupciones, unas pocas personas acaparen la conversación o que hablen todos a la vez. ¡Así no hay quien se entienda!

 

TE INTERESA

NO TE PIERDAS