?
?

Eventos inspiradores Actualidad imprescindible Voces extraordinarias

un contenido para

ISSEY MIYAKE

La fragancia que muestra lo que no se ve a simple vista

A Drop d’Issey, de Issey Miyake, lo tiene todo para convertirse en leyenda: un aroma inolvidable, un diseño sorprendente y un concepto sostenible.

Elena Meléndez

Compartir

veces es necesario ver más allá de lo que ocurre ante nuestros ojos. Maravillarnos con la magia de lo cotidiano. Quedarnos con lo sutil, con el casi, con el luego, con lo imperceptible para la mayoría. Porque en los silencios y en las miradas mudas reside otro lenguaje más directo, más puro y más salvaje que el de las palabras. Necesitamos parar y mirar los objetos de cada día con ojos nuevos, buscar matices en lo ya conocido, alejarnos y acercarnos de nuevo. Buscando distracciones. Persiguiendo nuevas emociones.

A Drop d’Issey, el nuevo Eau de Parfum para mujer de Issey Miyake, invita a mirar el mundo desde una nueva perspectiva para descubrir la belleza oculta de la naturaleza y su poesía. Como un caleidoscopio cristalino, cada gota provoca un efecto espejo e incita a nuestra imaginación a admirar lo que permanece invisible a nuestros ojos. Recordemos lo que era jugar con una lupa, sentirnos hechizados por las formas y dimensiones nuevas que se abrían ante nosotros, como esa mariposa que extendía un sutil manto de colores. Pues hoy la lupa es esa gota que desvela las formas inéditas que retan a nuestra imaginación sublimando la insospechada belleza de la naturaleza.

La nueva fragancia A Drop d’Issey captura lo esencial de la naturaleza.

Una nueva aventura que rompe con los códigos

Con A Drop d’Issey, Issey Miyake escribe un nuevo capítulo de una historia fascinante inspirada en una naturaleza intensa que a la vez percibimos misteriosa. «Revelar lo que es invisible a simple vista, y trabajar el perfume en detalle, como para ocultar sorpresas en el corazón de la fragancia». Así describe las sensaciones que persigue suscitar con A Drop d’Issey Ana Ayo, creadora del perfume. Lo nuevo de Miyake celebra la armonía perfecta entre la lila y la flor de azahar, dos fragancias que la naturaleza ha creado y la perfumista ha conseguido sublimar.

Innovadora, alegre, optimista y delicada, la fragancia inicia una nueva y estimulante aventura que, en pos de la sostenibilidad, fusiona la mano del hombre y la pureza de la naturaleza. A Drop d’Issey rompe con los códigos conocidos, ofrece una visión positiva y vibrante del mundo y teje nuevos lazos con el medio que nos rodea. Tomando la gota como punto de partida, un elemento escultórico de forma esférica y transparente que se transforma, se extiende, se enciende, refleja y reverbera, la nueva fragancia captura la esencia de la naturaleza para revelar sus tesoros ocultos y sorpresas inesperadas, invisibles a simple vista.

Los ingredientes de A Drop d’Issey representan la esencia de la naturaleza.

Tecnología al servicio de la naturaleza

Los ingredientes escogidos para elaborar A Drop d’Issey representan la esencia de la naturaleza más pura, pero han sido tratados con las últimas tecnologías para obtener un perfume de última generación. Desde finales del siglo XIX, los componentes sintéticos han permitido incrementar la paleta del perfumista, ampliando su rango de creación y ofreciéndole la posibilidad de imitar la naturaleza, pero sin destruirla. La delicada fragancia de la lila no puede extraerse de la flor presente en la naturaleza, por ello debe recrearse gracias al talento creativo de un perfumista y a las aportaciones de la química verde.

Ana Ayo ha conseguido crear una lila moderna gracias a los procedimientos técnicos más innovadores a la vez que protegen la flor de lila, evitando así su recolección. Como nota de salida, la rosa de Damasco aporta una floralidad pura y transparente. En el corazón de la fragancia, la lila eleva el tono con una nota de flor de azahar de origen ético y un toque de leche de almendra. Como nota de fondo, el encuentro de un acorde almizclado, de madera de cedro suprarreciclado y de vainillina, culmina la fragancia.

El frasco en forma de gota de A Drop d’Issey.

Una lupa que viste la mirada de fantasía

El frasco de A Drop d’Issey nos invita a jugar con la mirada y experimentar con las formas. Su diseño sorprende y ofrece una nueva perspectiva del mundo, más bella, más intensa y personal. Basta con mirar a través de él para descubrir, gracias a una impresión óptica, el efecto lupa que aumenta y redefine lo observado dando paso estimulando la imaginación. Un tapón blanco de tacto suave integra el espray que, con una ligera presión, libera el perfume.

El frasco en forma de gota de A Drop d’Issey ha sido diseñado para colocarse en plano y alía la sencillez de una circunferencia perfecta con la transparencia del vidrio. Todd Bracher ha creado para A Drop d’Issey una botella inédita sorprendente por su componente táctil que permite colocar el pulgar facilitando el agarre. Además, solo se ha empleado la cantidad exacta de material necesaria e incluye en su composición un 5 % de vidrio reciclado PCR. El resultado es un frasco símbolo que aúna simplicidad y limpieza y que puede adquirirse en versión 30, 50 y 90 ml. El estuche blanco en el que viene presentado incluye una lentilla de brillo deslumbrante y reflejo de una gota en 3D de un vivo plateado.

Cada uno de los ingredientes ha sido seleccionado bajo el prisma de la ecología.

La sostenibilidad como aliada de la naturaleza

La relación de Issey Miyake Parfums con la naturaleza trasciende la filosofía y los componentes para dar un paso más y emprender el camino del compromiso hacia la sostenibilidad, tanto en el diseño del frasco como en la cuidadosa selección de los ingredientes. En A Drop d’Issey se unen naturaleza y tecnología. Cada uno de los ingredientes, naturales o sintéticos, ha sido seleccionado por Ane Ayo bajo el prisma de la ecología y contribuyen a la concepción de una fragancia que limita su impacto en el medio ambiente.

Tanto la flor de azahar como la rosa damascena proceden de un programa que desarrolla una colaboración ética entre Firmenich (la firma de perfumes más importante del mundo) y los productores, con el objetivo concreto de mejorar las condiciones de trabajo durante la recolección. El cedro se ha obtenido por recuperación de la corteza, procedente de la industria del mueble, en Norteamérica a través de una de las cadenas de suministro de maderas aromáticas más sostenible. El Lilac Firbest es el aroma sintético de lila que sería imposible obtener de forma natural con los métodos convencionales. Lo mismo ocurre con la Vainillina RC, un extracto más rico y complejo que la vainillina convencional que se obtiene mediante métodos de carbono 100 % renovables. «Minimizar el impacto medioambiental y mantener un enfoque de responsabilidad social ha sido el hilo conductor durante todo el proceso creativo de A Drop d’Issey», afirma Anne Ayo.